Porsche 911 Turbo y Turbo S 2013, al fin el Turbo se asoció con el Bóxer

Se esperaban desde hace tiempo, se olía que estaban al caer, pero lo que no hubiera imaginado es que lo hicieran tan de sopetón. Esta mañana el fabricante alemán de sueños húmedos ha desvelado los nuevos Porsche 911 Turbo y Turbo S, dos modelos que conmemoran el 50 aniversario del 911 y el 40 de las versiones Turbo. Aunque para los que quieran lo más exclusivo te recuerdo que ya se presentó el 911 GT3.

Cambios estéticos para el Porsche 911 Turbo

Porsche 911 Turbo

Para comenzar con un repaso a los cambios exteriores que recibe el Porsche 911 Turbo tenemos que hacerlo hablando de su zona posterior ya que estamos ante la carrocería más ancha de todos los modelos 911, en total nos encontramos con 28 milímetros más que en el Carrera 4, que es algo más ancho que el 911 convencional. Según la marca, la amplitud aproximada es de una mano entre el pilar C y la parte más exterior de la carrocería.

Las llantas se mantienen prácticamente inalteradas y conservan la tradicional tuerca central para el Porsche 911 Turbo S, amén de tener un tamaño de auténtico tractor, 20 pulgadas. Esto unido a un rediseño de los paragolpes y a las necesarias entradas de aire en los pasos de rueda posteriores son las pinceladas que permitirán diferenciar un Porsche 911 Turbo de un 911 convencional.

Porsche 911 Turbo

Las delicatessen tecnológicas afectan a los faros emplean completamente tecnología de LED con cuatro puntos para la luz diurna y luces dinámicas. Algunos de estos elementos serán un extra, pero ¿quién quiere un Porsche 911 Turbo básico?

Motor Bóxer mas potente y más eficiente

Más allá de las tracción cuatro que emplean los modelos Turbo del 911, hay que dedicarle una mención especial a su motor turbo de seis cilindros y 3.8 litros que desarrollará 520 caballos en el Porsche 911 Turbo, mientras que en el modelo S sube a los 560 CV.

Para conseguir esta potencia se han instalado dos turbocompresores con geometría variable que permiten al Porsche 911 Turbo, siempre y cuando esté equipado con el paquete Sport Chrono Plus, realizar el 0 a 100 km/h en 3.2 segundos y alcanzar los 318 km/h como velocidad máxima. Si hablamos del 911 Turbo S, el paso de 0 a 100 lo hace en una décima menos, 3,1 segundos.

Porsche 911 Turbo

Esto además, es posible, en parte, a la transmisión de doble embrague y siete velocidades PDK, que como novedad cuenta con dos primicias:

  • Función start/stop en la que el propulsor se para antes en el proceso de deceleración
  • Modo de marcha "a vela" para que el consumo en autopistas sea menor

A estas dos nuevas funciones se la añade un nuevo sistema de gestión térmica, tanto para el propulsor como para la transmisión, que han conseguido rebajar el consumo de combustible en un 16% hasta llegar a los 9,7 litros a los 100 para ambos modelos. Cifras de auténtico récord para el Porsche 911 Turbo más rápido y eficiente de la historia.

Mejoras en el sistema de tracción, eje trasero direccional y nueva tracción a las cuatro ruedas

Para que el Porsche 911 Turbo no sea rápido sólo en una recta, tradicionalmente han equipado tracción a las cuatro ruedas, para que ni un sólo caballo se desperdicie y la tracción sea siempre perfecta. Pero para esta edición del Porsche 911 Turbo han querido añadir un plus, un eje trasero direccional que mejora enormemente tanto el rendimiento en circuito, como en la conducción diaria.

Porsche 911 Turbo

Si hablamos de la tracción total, Porsche ha desarrollado un nuevo sistema de tracción a las cuatro ruedas (PTM), que activa un embrague multidiscos controlado electrónicamente. El sistema está equipado con una nueva función de refrigeración por agua, de manera que puede enviar todavía más par a las ruedas delanteras si es necesario. Simultáneamente, la interacción optimizada del motor, la transmisión y el sistema de tracción total, permite una capacidad de aceleración aún mejor.

En el eje trasero se ha añadido una función totalmente nueva, la direccionalidad. El sistema consiste en dos actuadores electromecánicos en lugar de los brazos de control convencionales en la parte izquierda y derecha del eje trasero. El ángulo de giro de las ruedas posteriores puede variar hasta los 2,8 grados, dependiendo de la velocidad del vehículo. Por debajo de 50 km/h y cuando las ruedas delanteras están giradas, el sistema mueve las traseras en la dirección opuesta. Esto vendría a solucionar, en parte, el amplísimo radio de giro de todos los Porsche 911 Turbo y a mejorar notablemente el paso por curva, que si ya era endiabladamente rápido, ahora lo será mas.

Por encima de los 80 km/h, el sistema hace que las ruedas posteriores giren en el mismo sentido que las frontales. Eso equivale a un alargamiento virtual de la distancia entre ejes de 500 milímetros y proporciona a este deportivo una tremenda estabilidad, especialmente a altas velocidades.

Porsche 911 Turbo

Los Porsche 911 Turbo y Turbo S estarán disponibles a finales de septiembre de 2013 con un precio para el Turbo de 186.093 euros y para el Turbo S de 223.967 euros. Como extra, según los responsables, el Porsche 911 Turbo S rebaja el tiempo por vuelta en el circuito de Nürburgring Nordschleife a menos de 7:30 minutos, utilizando neumáticos de serie, por supuesto. Ahora tan sólo nos falta conocer la variante descapotable.