Peugeot 208 T16 Pikes Peak, Loeb demuestra de lo que es capaz

El Pikes Peak 2013 se va acercando y las grandes marcas que disputarán esta prueba van afinando sus armas. Una de ellas es el nuevo Peugeot 208 T16 Pikes Peak que será conducido por Sebastien Loeb, tratando de hacer honor a la larga historia que comenzó con Ari Vatanen, y tiene la firma francesa sobre la montaña americana. Es cierto que la firma francesa hacía tiempo en la que no competía, pero aún así, el vídeo merece la pena.

Peugeot 208 T16 Pikes Peak

Como cada año, Pikes Peak es uno de los eventos que más reclaman la atención por parte de los grandes aficionados al motor, y este año aún más ya que la sensación es que el evento goza cada vez de mayor cobertura, lo que logra implicar aún más a las grandes marcas que ven en este evento una buena excusa para probar sus últimos desarrollos. Uno de estos participantes va a ser el propio Sebastien Loeb a los mandos del Peugeot 208 T16 Pikes Peak y que hoy nos deleitan con un nuevo vídeo del rendimiento que este pequeño bólido es capaz de desarrollar. Como decíamos en su día, este 208 es un modelo de competición basado en el Peugeot 208, pero remodelado con un nuevo chasis tubular fabricado en acero y con un gigantesco spoiler trasero proveniente del 908 de carreras. Con todo ello este modelo de 875 kilos es capaz de conseguir la sensación ilimitada de aceleración y potencia que podemos apreciar en el vídeo.

Y es que el trabajo realizado por Peugeot Sport ha sido sobresaliente ya que el Peugeot 208 T16 Pikes Peak, tiene una relación potencia/peso de 1 CV/kg al contar con un V6 de doble turbo y 3,2 litros que es capaz de desarrollar unos 875 CV. Está claro que un modelo de competición capaz de alcanzar los 100 km/h en tan sólo 1,8 segundos (teóricamente) y los 200 km/h en 4,8 segundos es digno de ver en vídeo. Evidentemente el propio Loeb ya ha dejado claro sus primeras impresiones:

Nunca he conducido algo tan rápido y que acelera tanto como el T16 cuenta con un downforce digno de un Fórmula 1, unos neumáticos tan anchos como los que acostumbran los modelos de competición de resistencia y el diferencial de un coche WRC.

Un aparato que nos dejará aplastados en nuestros asientos. Y sino, pasen y vean.