Las petroleras ganan un 31% por cada litro de combustible, ¿es justo?

En la dura crisis en la que está sumida España debería haber ciertos sectores que dejasen de mirarse los ombligos y comenzasen a pensar en el conjunto de un país. Deben aprender que si el país va mal, ellos irán peor, no ahora, pero si en el futuro. Cuando se entra en un casino hay una máxima, la banca siempre gana, bien, pues podemos decir que al entrar en una gasolinera las petroleras ganan siempre.

Las petroleras ganan

Como decía, de esta crisis se sale juntando esfuerzos. Tanto empresarios como particulares deben unir fuerzas y apechugar, darnos apoyo y sin ponernos la zancadilla. Una gran parte de los problemas vienen de la casta política y empresarial con personas que sólo quieren ganar mas, apretar más, estrujar, y en este saco entran las petroleras.

El transporte es primordial y abaratarlo es básico para que la actividad vuelva a regenerarse. Con un combustible más barato se podría reducir el precio de la mayoría de los productos, la gente cogería más el coche, el transporte público se haría mucho más accesible, etcétera etcétera.

Pensarás que de que te estoy hablando, bien, pues de una noticia que me hubiera gustado no conocer y es que las petroleras ganan un 31% por cada litro de combustible, un dato superior en comparación con el mismo periodo del pasado año. ¿No estamos consumiendo menos gasolina que nunca? ¿Cómo es esto posible?

Las petroleras ganan siempre, pero con estos precios más todavía

Lo más importante, si el precio del barril de crudo Brent ha caído en lo que llevamos de año un 6% como es que seguimos teniendo los combustibles con una oferta comercial tan elevada. No es comprensible que cada día cueste más y más dinero llenar el depósito.

Las petroleras ganan

Según el último informe de la CNE, el margen de beneficio en el caso de la gasolina es del 31% y si miramos el gasóleo es de la mitad, un 15%. Como media, por cada litro de combustible las petroleras ganan 15 céntimos de euro. ¿Negocio redondo verdad?

Seguro que has escuchado hablar del efecto lunes, una curiosidad por la que este dia de la semana es el que registra un menor precio en los combustibles. Casualmente, es el día en el que también toman datos los organismos reguladores para evaluar sus informes. Menuda casualidad. La CNE ya advirtió a las petroleras que estas prácticas deberían erradicarlas y además, que la fijación de precios no es legal.

Este último apartado es, si cabe, más importante aún porque el informe vuelve a observar una estrategia de fijación de precios común para ambos carburantes, con porcentajes diarios de variación similares y coincidencia de días en los que se registran los precios máximo y mínimo del mes.

La demanda de combustible es similar a la de hace 10 años

Las petroleras ganan

Y digo yo, no sería más lógico que este margen de beneficio se redujera una parte y que el Gobierno también ayudara a que el conjunto de la población disfrute de un combustible barato, seguro que se puede salir antes de la crisis si la gente no tiene miedo a echar gasolina.

En España, y si nos comparamos con el resto de la Unión Europea, vemos como el precio antes de impuestos de la gasolina con 95 octanos es superior a la media ocupando el puesto número siete, por encima de los países más poderosos. En el caso del diésel pasa algo similar, ocupamos el puesto 11 de 27.

Y voy a derribar un pequeño mito, comprando el combustible a un precio mayor, no somos los que mas caro los tenemos, ¿por qué?. Porque lejos de lo que pensamos, la carga impositiva es inferior a la del resto de países. Imagínate que encima tuviéramos los mismos impuestos, el oro seguramente sería más barato que el combustible.

¿Qué se extrae de todo esto?

Las petroleras ganan

Pues muy sencillo, que la sangría tiene que detenerse. No pueden existir y convivir este tipo de empresas que siguen buscando el beneficio personal por encima del colectivo. Este tipo de empresas están dirigidas por unos empresarios que en muchas ocasiones tienen más bien poco sentimiento por España y les da igual lo que nos pase.

No digo que tengamos que hacer una revolución, pero si que tenemos que pararnos un momento y pensar cual será el escenario dentro de 3 o 4 años y pensar mucho si compensa comprar un coche convencional o si viendo la intranquilidad a la que nos estamos viendo conducidos, merece la pena buscar otras formas de movilidad alternativa, como el GLP.