La Autobahn podría desaparecer como la conocemos, los políticos tienen la culpa

Entre la venta del circuito de Nurburgring y la noticia con la que nos hemos levantado esta mañana, los fans del motor, de la velocidad y de las emociones tendríamos que guardar, al menos, un minuto de silencio. La Autobahn está en peligro, al menos, el concepto de autopista sin límite de velocidad en algunos tramos.

Autobahn

Desde hace unos años, la Autobahn está siendo atacada por varios partidos políticos que quieren imponer un límite de velocidad global de 120 km/h en todas las autovías y autopistas del país. Te recuerdo, que, temporalmente, la velocidad en el país germano es de 130 km/h y que muchos tramos de la Autobahn no tienen límite de velocidad.

El Partido Verde Alemán es el artífice de esta propuesta, y seguramente no tendríamos que darle importancia sino fuera porque el líder del partido SPD, Sigmar Gabriel, se ha unido al discurso del límite de velocidad a 120 km/h, incluso en la Autobahn. Según Gabriel, reducir el límite salvaría muchas vidas porque las estadísticas demuestran que las secciones de la Autobahn que si tienen un límite de velocidad registran menos accidentes. Aunque los nuevos coches, más seguros, permiten que, incluso a 300 km/h, se pueda llegar a salvar la vida.

Autobahn

Pero esto es totalmente incierto. Y es la manera de tomarse las estadísticas como nos plazca para nuestro propio beneficio. Según la ADAC, tan sólo el 11% de los accidentes en autopistas alemanas se produjo en estos tramos de la Autobahn, y de este porcentaje, el 60% sucedió en los caminos rurales de acceso a la autopista y no en la Autobahn. Es por ello que el trabajo, según ADAC, debería realizarse en mejorar los accesos, en crear una serie de rotondas para que la incorporación a la Autobahn sea mucho más fácil, rápida y segura.

Vamos a hacer un breve repaso de por qué en la Autobahn se puede ir a la velocidad que queramos, qué hace que no sea necesario un límite de velocidad. Para comenzar, en caso de accidente, los servicios de emergencia tardan como máximo 15 minutos por ley. Si, 15 minutos, algo de lo que no presume prácticamente ninguna autopista en el mundo. El límite de velocidad genérico es de 130 km/h, pero en función de las circunstancias, lluvia, accidente, granizo, se reduce para prevenir accidentes. Algo similar a lo que sucede en Francia, donde si llueve la velocidad baja de 130 km/h a 110 km/h.

Pero lo más importante no es la velocidad, son la gran cantidad de normas y sanciones que afectan a la Autobahn para velar por la seguridad. Entre otras muchas, entre las que está la prohibición de adelantar por la derecha o de emplear el carril izquierdo si el derecho está libre, la más importante es la que hace referencia a la distancia de seguridad. Esta separación debe ser, al menos, la mitad de la velocidad en metros. Es decir, si circulamos a 220 km/h, la distancia mínima de seguridad será de 110 metros. Ojo, estas tres normas son sancionables y pueden ir desde la retirada del carnét a una gran multa. Y si, la policía multa mucho este tipo de infracciones, y es por eso que prácticamente no se ven. La gente sabe que va rápido y que tiene que tener cuidado con los demás.

Autobahn

Os recomiendo ver este documental perteneciente a la mítica saga Megaestructuras y que habla del hito que fue la construcción de la Autobahn. Son cinco partes, y si no lo habéis visto, hacerlo, os sacará de muchas dudas:

El problema es que hay rumores que hablan de una posible coalición entre el Partido Verde y el SPD, y podrían tener algún tipo de posibilidad de ganar las elecciones. Esperemos que esto sea sólo una trampa política que no lleve a ningún lugar.