Audi TT Ultra Quattro, Andrè Lotterer nos muestra sus virtudes

No cabe duda de que Audi sabe muy bien que las sinergias que pueden extraerse de campos como la competición. De esta forma Audi ya llega unos años compitiendo en las famosas 24 Horas de Le Mans, ganándolas muchas veces, y de ahí que al final hayamos visto una versión llamada Audi TT Ultra Quattro extraída de dicha competición para mostrar por qué menos es mas. Hoy os ofrecemos otra forma de mirar hacia un coche tan radical como el que vimos hace unos días pero en este caso con Andrè Lotterer a los mandos.

Audi TT Ultra Quattro

Siempre he tenido claro que cuando una marca compite en una competición, sea cual sea, se debe fundamentalmente a dos motivos: uno publicitario y otro en forma de I+D. No todas las marcas son capaz de asumir que este tipo de desarrollos deben llevarse de tal forma que al final llegue a donde más importa: a los coches de calle. Audi es una de éstas, por lo que a través del Audi TT Ultra Quattro podemos disfrutar de un vídeo mostrando las bondades que tiene un desarrollo llevado en competición y que mas tarde ha llegado a un coche de calle. Para ello Audi ha contado con el piloto de las 24 Horas de Le Mans, Andrè Lotterer, que habla de este modelo, de sus sensaciones al volante. Evidentemente Audi también hace referencia a dicha competición sobre la que se han basado para el desarrollo de este nuevo modelo, por lo que este vídeo es también una buena muestra de cómo Audi utiliza estas sinergias, también en este caso como reclamo publicitario.

De todas formas estaba claro que el Audi TT Ultra Quattro con Lotterer a los mandos es una bestia muy interesante de dominar: cuenta con un peso total de 1.111 kg (299 kg menos que un Audi TT S), un motor TFSI 2.0 (el mismo motor del nuevo Audi S3), y que en este caso es capaz de desarrollar unos 306 CV (por los 272 CV del Audi TT S), asociado a una caja manual de seis velocidades y con tracción integral Quattro. De esta forma el Audi TT Ultra Quattro alcanza los 100 km/h en sólo 4,2 segundos (unos 0,7 segundos menos que el Audi TT S con caja de transmisión manual). Os dejamos con Andrè Lotterer.