Los motores térmicos no han dicho adiós, todavía

La llegada de los propulsores 100% eléctricos está revolucionando el sector del automóvil a pasos agigantados, algo que pudimos comprobar en Oslo, con motivo de la presentación del Nissan Leaf 2013, el coche eléctrico que espera cambiar toda una industria. Eso sí, los motores térmicos no han dicho su última palabra. Y desde ThinkBig nos ha llegado el proyecto de una empresa que tiene como objetivo mejorar la eficiencia de los motores térmicos.

motores térmicos

Pese a que muchos fabricantes están apostando muy fuerte por la movilidad totalmente eléctrica, no se puede dejar de lado al motor térmico porque que la gran mayoría de los coches que circulan por el mundo siguen empleando este tipo de propulsor. Además, queda mucho por evolucionar de él en materia de consumos y eficiencia, como ha demostrado un grupo de ingenieros de FEV, un empresa que se dedica a diseñar motores térmicos, eléctricos e incluso sistemas alternativos de conducción.

Este equipo se ha centrado en mejorar la eficiencia en el uso de la gasolina creando motores térmicos con la relación de compresión variable. Esto lo han conseguido rediseñando la biela tradicional, que ahora permite modificar la alzada del pistón en el interior del cilindro, un movimiento necesario para que la biela transmita al cigüeñal una fuerza de rotación que será la que mueva las ruedas. Esto se logra mediante un circuito de aceite a presión que empuja la cabeza del pistón.

motores térmicos

Como se puede ver en la imagen, con el doble funcionamiento se crean dos modos posibles totalmente gestionables por la centralita del vehículo. En uno, se puede optimizar mucho más la eficiencia llegando a un ahorro de entre un 5,6% y un 7% de combustible. En el otro se premia la explosión para ofrecer la máxima potencia del motor y que sus prestaciones sean un poco mejores.

Te preguntarás el cómo te puede beneficiar este cambio en la manera de funcionar de la biela, o mejor dicho, una nueva función de ésta. Para comenzar, tengo que recordarte que con esta tecnología, la relación de compresión es aún mayor lo que le permitirá, al motor, tener una menor necesidad de gasolina para funcionar. En concreto, y si la relación de compresión tiene algo de flexibilidad, el vehículo utilizará el valor más alto cuando necesite más combustible y el más bajo cuando se precise menos carga. El aumentar la compresión es algo que ha hecho Mazda con sus nuevos motores Skyactiv, una tecnología que estamos probando en un Mazda 6. En unas semanas te contaremos si la reducción de combustible es tan importante como nos han prometido.

motores térmicos

La biela diseñada por los ingenieros del FEV permite modificar la alzada del pistón en el interior del cilindro gracias a un circuito de aceite a presión que empuja la cabeza del pistón. Esto permite transmitir al cigüeñal una fuerza de rotación que será la que mueva las ruedas.

Cada vez se presentan motores térmicos más eficientes, más potentes y con una mayor carga tecnológica y es gracias a avances como éstos, que si bien son bastante pequeños y podrían parecer insignificantes, hacen que los motores de combustión sean verdaderas obras de la ingeniería.