Toyota i-Road Concept, una de las sorpresas de Ginebra 2013

Ni siquiera podemos hacernos una idea de lo que nos podremos esperar en un futuro en el mundo de la automoción. Y una de estas propuestas es la que Toyota a presentado en este Salón de Ginebra 2013. Hablamos del nuevo Toyota i-Road Concept, un vehículo personal de tres ruedas que es capaz de albergar a dos ocupantes en tándem. Y por supuesto esta visión es totalmente sostenible al ser un vehículo personal eléctrico con un alcance de unos 50 km. Pero mejor entrar en materia con todos sus pequeños detalles.

Toyota i-Road Concept

Toyota siempre ha sido una marca muy reconocida por sus modelos híbridos, hasta tal punto, que son tan importantes como los diésel en Europa. Sin embargo Toyota es una marca muy comprometida con la sostenibilidad y la ecología, por lo que una nueva propuesta como el Toyota i-Road Concept no debería sorprendernos. Un Concept Car que ha sorprendido a todos los asistentes al evento suizo, al adaptar el sistema Hybrid Synergy Drive utilizado en sus modelos híbridos, y también la tecnología implementada en sus variantes tipo plug-in, para dar nacimiento al Toyota i-Road Concept. De esta forma Toyota ya cuenta con tecnologías como las: Hybrid Synergy Drive, Plug-in Hybrid Electric Vehicles, Electric Vehicles (EV) y Fuel Cell Vehicles (FCV), que ha sido desarrolladas desde hace ya más de 10 años. Y aún así, un modelo ultra compacto de 2.350 mm de largo y 1.445 mm de alto, sigue sorprendiendo ya que es completamente manejable para la ciudad gracias al sistema Active Lane que permite tomar las curvas con una estabilidad fuera de lo normal (aunque requiere una curva de aprendizaje).

Como decíamos, el Toyota i-Road Concept cuenta con dos motores eléctricos de 2 kW de potencia cada uno (están situados en las dos ruedas delanteras), suficiente para mover un compacto hasta los 50 km de alcance, que puede ser totalmente recargado en tres horas con una toma de corriente estándar. Pero lo más interesante del Toyota i-Road Concept es el sistema Active Lane del que hablábamos anteriormente, ya que mediante un actuador compensa los cambios de dirección gracias al giroscopio integrado y al grado de giro y velocidad en el que nos encontremos. De esta forma, y con unas dimensiones tan pequeñas, conseguimos unos niveles de agarre y confort dignos de cualquier modelo de un tamaño mayor, ya que si el Active Lane nuestro Toyota i-Road Concept podría volcar fácilmente. Por dimensiones, maniobrabilidad, eficiencia y concepto, puede ser una de las propuestas de futuro más interesantes.