Coches con Wi-Fi, la industria preocupada por la seguridad

Poco nos sorprende ya el término Conectividad Global dentro del mundo del automóvil. Cada vez las marcas están desarrollando modelos con un nivel multimedia e integración con nuestros tablets y smartphones, dignos de una película de ciencia-ficción. Tal es así que cada vemos lanzamientos que equipan sistemas Wi-Fi integrados en estos coches, mejorando la navegación e integración de todos nuestros dispositivos multimedia, hasta unos límites insospechados. Pero no todas van a ser buenas noticias, ya que la industria del automóvil de EE.UU. está preocupada sobre la seguridad e inconvenientes que podrían generar estos sistemas móviles Wi-Fi. Y quieren solucionarlos.

Chevrolet Wi-Fi

Como bien habréis leído recientemente, el pasado CES 2013 de Las Vegas nos dejó un buen sabor de boca con innumerables innovaciones en los llamados coches conectados. Y es que la tecnología en los futuros modelos que llegarán en breve, va a suponer un paso adelante que nunca antes se había producido en la industria automotriz. Tal es así que marcas como Volvo y Ericsson ya trabajan por una Conectividad Global en nuestros coches, desarrollando nuevas tecnologías, y muchas de ellas relacionadas con nuevos sistemas Wi-Fi capaces de conectar nuestro coche con Internet. Sin embargo estas nuevas tecnologías no están exentas de problemas e inconvenientes, y la industria automotriz de EE.UU. ha estimado que deberían invertir unos 100$ por cada vehículo para evitar que estos nuevos sistemas incrementen la mortalidad en las carreteras. Un índice de mortandad que podría deberse a varios factores que hoy desgranamos.

Uno de los primeros factores que generarían este tipo de redes Wi-Fi integradas en los coches son sus interferencias con otros sistemas inalámbricos como los GPS. De hecho recientemente un antiguo agente policial del EE.UU. pudo comprobar cómo en determinadas situaciones el espectro que deja éstas señales Wi-Fi interfiere en la captación de los satélites GPS, algo que deberá solucionarse con nuevos estándares inalámbricos. Además hay que recordar que estos sistemas inalámbricos seguirán incrementándose exponencialmente, lo que harán que determinadas compañías puedan llegar a ponerse nerviosas ante este hecho.

Otro de los factores que podrían generar la controversia sobre si utilizar este tipo de redes Wi-Fi o no, se centraría en que tipo de transportes deberían incorporar esta tecnología, sobretodo teniendo en cuenta la gran cantidad de atascos que hay actualmente, y la lógica distracción que podrían generar este tipo de redes al interactuar con ellas mientras nos encontramos en este tipo de situaciones. De esta forma tendría más sentido utilizar este tipo de tecnologías en lugares como el transporte público, pero quizás no tanto en los coches privados. Además todos sabemos que las redes Wi-Fi utilizan el mismo espectro para compartir sus señales, pero utilizando únicamente una serie de canales que podrían interferir entre éstos, por lo que además de la típica distracción al volante, podríamos sufrir nuestra frustración por no lograr conectarnos a nuestra red.

Por último, la industria americana estaría investigando nuevos estándares de comunicación Wi-Fi para conseguir un nuevo espectro en el que compartir de forma automática estas redes inalámbricas, y así desarrollar una serie de tecnologías que podrían llegar a salvar vidas al no interferir con sistemas GPS o futuras tecnologías como los coches con conducción autónoma. Y es que el desarrollo de la tecnología Wi-Fi se centró para el ámbito doméstico, por lo que necesitaría una readaptación para los futuros coches conectados. Veremos que ocurre en el futuro más inmediato.

Imagen: www.lacuevawifi.com