Consejos para conducir con niebla y los errores más habituales

En estos días en los que el tiempo está de lo más complicado, conducir se puede convertir en toda una tarea de alto riesgo. Desde nieve, nos podemos encontrar con fuertes lluvias, rachas de viento peligrosas o niebla muy densa en las primeras y/o últimas horas del día. En este caso, nos centraremos en este último punto. Para ello, recordaré algunos consejos para conducir con niebla así como unos cuantos errores muy habituales que solemos cometer cuando nos encontramos con este tipo de problema al volante.

Consejos para conducir con niebla

Buscar referencias

Cuando la niebla es muy densa, una de las primeras cosas que debemos buscar es algún tipo de referencia que nos permita tener una cierta guía sobre la distancia a la que se encuentre el coche que nos precede y de la propia calzada. Una buena idea es guiarnos por las marcas viales situadas en la propia calzada.

Si tenemos la suerte de encontrarnos en un tramo en el que hay señales para mantener la distancia de seguridad estaremos de suerte. De lo contrario, deberemos estar atentos a las líneas de los carriles de la calzada para poder seguir el trazado y no salirnos de él. De ser posible, siempre debemos circular por el carril derecho cuando se presente esta condición meteorológica.

Utilizar correctamente la iluminación del coche

En la mayoría de casos, cuando el coche es demasiado viejo, uno de los errores más habituales que nos encontramos es que sus conductores activan las luces de largo alcance. Esto es un completo error ya que si la niebla es muy densa, lo único que conseguiremos es el llamado ‘efecto espejo’ por el cual la propia luz rebota en la niebla y nos dificultará aun más la visibilidad.

Lo ideal es circular con las luces de cruce, en el caso de que la niebla se muy densa, activar entonces las luces antiniebla, tanto delanteras como traseras, si nuestro coche dispone de ellas. Si nuestro vehículo no dispone de este tipo de alumbrado y la niebla es demasiado espesa, la mejor recomendación que puedo daros es salir de la carretera y esperar a que se disipe.

Los errores más habituales al conducir con niebla

Estos son algunos de los errores más habituales que solemos cometer a la hora de conducir con niebla y que en muchísimas ocasiones son los principales factores de riesgo para tener un accidente ya sea leve o grave. Por cierto, también es interesante que le echéis un vistazo a esta lista de consejos para circular en invierno que seguro os vendrán muy bien.

Coche en una carretera con niebla

Estacionar en el arcén

En algunas ocasiones, cuando la visibilidad es muy poca o casi nula, solemos pararnos y esperar a que la niebla se disipe para retomar el viaje. Sin embargo, esta decisión no siempre es la mejor ya que depende de la situación en la que nos encontremos. En ningún caso deberemos parar en un lugar donde podamos suponer un obstáculo para el resto de vehículos como por ejemplo el arcén. Lo ideal es si nos encontramos en una autovía, tomar la primera salida y esperar en una zona más segura. Si estamos en una carretera secundaria, buscar algún anchurón al lado del arcén para detenernos sin causar ningún peligro. Las estaciones de servicio también son una muy buena opción.

No respetar la distancia de seguridad con el coche que nos precede

En este caso, podemos decir que es un error muy común pero no sólo en el caso de conducir con niebla. Habitualmente en España se producen muchos accidentes precisamente por no respetar la distancia de seguridad entre coches.

En esta situación, muchos conductores suelen tomar como referencia al coche que llevan delante y es un error garrafal. Lo ideal es utilizar correctamente el alumbrado de nuestro vehículo para ser visto por el resto de conductores de la carretera y mantener una distancia de seguridad mayor que la utilizada habitualmente.

Imágenes: ABC y La Información.