Toyota cierra el caso ‘pedalgate’ con más de 1.000 millones de dólares

Toyota ha puesto sobre la mesa una propuesta con un valor superior a los 1,4 billones de dólares para resolver todas las reclamaciones civiles impuestas por el famoso caso ‘pedalgate’ que tuvo lugar entre el 2009 y 2010. Además, dicha cantidad será destinada a sufragar todos los gastos ocasionados por este gravísimo problema a nivel global.

También hay que tener en cuenta que Toyota tendrá que hacerse cargo de las reclamaciones judiciales que han pedido muchos de los abogados de los demandantes de coches afectados por este problema. De esta manera, este caso se convertirá en el más grande en la historia de los Estados Unidos dentro del sector del automóvil.

James Selna, juez que preside este caso en el estado de California ha confirmado que revisará esta propuesta que ha puesto Toyota sobre la mesa para poder cerrar el caso de una vez por todas. Se espera que mañana mismo de una confirmación sobre su resolución.

Sobre los detalles de este acuerdo, Toyota y los abogados de los demandantes han confirmado que son los siguientes:

  • Toyota instalará un sistema de freno que anulará el acelerador en los 3,25 millones de coches afectados por la llamada a revisión que tuvo lugar en su día.
  • Por otra parte, se creará un fondo de 250 millones de dólares para sufragar las pérdidas de los propietarios de modelos afectados que se vieron en la obligación de venderlo en su día asumiendo una pérdida importante en el valor del coche.
  • Otro fondo de 250 millones de dólares también será creado aunque en este caso para compensar a los propietarios de modelos afectados que no pueden acogerse al primer punto de la lista.
  • Los propietarios de 16 millones de unidades serán elegidos para entrar en un plan especial de garantía de 3 a 10 años de duración en la que se garantiza las piezas necesarias para solucionar un problema similar a este.
  • Por último, se destinará 30 millones de dólares a centros de educación vial para mejorar formación académica de los alumnos y que estos sepan cómo responder ante una situación similar a la de este problema. En una autoescuela no se enseña que demos hacer si nuestro vehículo no para de acelerar y con el freno no es suficiente para inmovilizar el vehículo.

Hay que tener en cuenta que en este plan no se contempla ningún tipo de ayuda hacía las familias en las que algún miembro de las mismas ha fallecido en un accidente de tráfico relacionado con este problema. Por otra parte, la NHTSA ha confirmado los resultados de un estudio realizado en colaboración con la NASA en el que se afirma que la electrónica no fue la causante de este problema.