Fisker Karma, producción paralizada por la bancarrota de A123 System

Sin duda uno de los proyectos que por filosofía, estilo y diseño que más me seducen, son los de la empresa americana Fisker Automotive. Y es que la empresa americana lanza, a mi modo de ver, modelos tipo EREV muy atractivos por diseño, eficiencia y concepto, aunque hay que destacar que muchos son los clientes que se han quejado de pequeños detalles de un primer modelo que como siempre, necesita madurar. Aun así, para mi gusto es un modelo bastante redondo, que ahora ha visto la interrupción de su producción debido a la bancarrota de A123 Systems, la empresa suministradora de las baterías para el Fisker Karma. Un paso atrás para la compañía que ya tiene entre ceja y ceja su segundo modelo, y que esperemos no dure mucho por el bien de la compañía y de los consumidores a los que nos gustan sus modelos.

Poco hacía pensar durante los últimos mese que A123 Systems iba a caer en bancarrota. La empresa americana seguía desarrollando nuevas baterías más eficientes, y daba señales de rentabilidad. Sin embargo, hay que recordar que A123 Systems ha tenido problemas de fiabilidad no hace mucho tiempo, y su fama quizás quedó un poco dañada. Aún así, nada hacía pensar que la empresa entrase el bancarrota, lo que ha supuesto que muchas empresas hayan salido mal paradas, como Fisker. Y ha tenido que ser recientemente el CEO de Fisker, Tony Posawatz, quién no ha tenido más remedio que reconocer públicamente que:

Por que no tenemos baterías, ahora mismo no podemos tener producción. Nuestros almacenes se están quedando con pocas unidades. Nos gustaría reanudar nuestra producción lo más rápidamente posible. Deberíamos saberlo a mitad de Diciembre, cuando la subasta (de A123 Systems) se produzca.

Y es que una marca como Fisker que ya está buscando en el Atlantic su segundo modelo, necesita poseer un suministrador de batirás cuanto antes. Actualmente, Johnson Controls y el grupo chino Wanxiang Group, acaban de sumarse a la puja sobre la venta de A123 Systems. Y a éstas hay que sumarse empresas como NEC y Siemens como otras competidoras. Una situación que no debería llegar más lejos de mitad de Diciembre. Una resolución que en Fisker la esperan como agua de Mayo, ya que no es fácil encontrar un exigente fabricante para este tipo de baterías. A lo que el propio Posawatz ya ha señalado que:

Me gustaría que esta situación fuera más del tipo "plug & play", pero éste no es el caso.

Esperemos que la situación se resuelva cuanto antes. Sino Fisker podría pagar caro los daños colaterales de la bancarrota de A123 Systems. Veremos que pasa al final.