Asfalto con polvo de caucho, la carretera del futuro más cercano

Cuantas veces no has pensado en lo incómodo que tiene que ser vivir cerca de una carretera que tenga un elevado tránsito, habrás visto que en este tipo de situaciones se instalan unos paneles acústicos para reducir el impacto sonoro en los edificios del alrededor, pero no es una buena solución. Quita luz a estas viviendas, ante un accidente pueden complicar el rescate o incluso, las propias consecuencias, y estarás conmigo que muy estéticas, no son.

Con este objetivo se instaló en noviembre de 2010, en la provincia de Turín, Italia, un tramo de 1.200 metros asfaltado con una mezcla de alquitrán y polvo de caucho derivado de los neumáticos usados. Este fue el primer paso para la construcción de nuevas carreteras en Italia, pero sobre todo, se dio un paso de gigante en cuanto a reciclaje, contaminación sonora y protección del medio ambiente.

El asfalto modificado con polvo de caucho a partir de neumáticos desechados se caracteriza por la capacidad de absorción del sonido producido por la rodadura de los neumáticos, según los estudios realizados, esta reducción es de entre 3 y 5 decibelios. Las primeras conclusiones fueron muy positivas y conseguían reducir notablemente el ruido de los vehículos más pesados, contribuyendo a eliminar las barras acústicas.

Pero no todo es sonido, sino que este tipo de asfalto presenta una mayor durabilidad y una relación mucho más favorable entre el coste y el rendimiento en comparación con un asfalto convencional. El uso del caucho ofrece una mayor resistencia a la deformación permanente de la superficie de la carretera, a las temperaturas extremas y al deterioro por desgaste , haciendo que las operaciones de mantenimiento sean menos frecuentes y, en consecuencia, una durabilidad de la carretera en buen estado mucho mayor.

Además, reciclar de esta manera un componente tan complicado de reutilizarse como el caucho, da alas a una industria que gastaba mucho dinero en reciclar este material. Ahora podría reutilizarse y por lo que parece todo son ventajas, menos ruido, menos mantenimiento, mayor calidad del asfalto y una mejora sustancial de la calidad del sonido.

Como suele pasar, los problemas burocráticos y un coste inicial ligeramente inferior serán los actores determinantes para la elección de este tipo de asfalto para las nuevas carreteras. El análisis del ciclo de vida llevado a cabo en todo el mundo por los investigadores ha demostrado que los altos costos iniciales  en gran parte se reabsorben con el tiempo debido a la mayor duración de estos suelos y a los bajos costos de mantenimiento. Además, existen otros beneficios económicos indirectos resultantes de la adición de caucho en polvo en el asfalto, lo que beneficia a toda la comunidad.