¿Hacemos una escapada a la nieve en un teleférico diseñado por BMW?

Desde Motorfull siempre hemos hablado de la importancia que tiene para las grandes marcas su imagen y la que tienen los clientes de ellas. Es por ello que las marcas gastan ingentes cantidades de dinero en publicidad y en nuevas vías de llegar a los consumidores más indecisos. Cada tendencia creada por una marca es un tesoro, y cada imitación, un reconocimiento de que los deberes bien hechos, son reconocidos por los grandes rivales. Y quizás hoy estemos ante el nacimiento de una de estas nuevas tendencias, ya que BMW ha diseñado un teleférico para la estación de ski de Hochzillertal en Austria. O más bien estaríamos hablando del diseño del interior del teleférico. En concreto BMW ha pensado que sería una buena idea que los visitantes al resort austríaco pudiesen ir en en interior de un BMW Serie 7. O lo más parecido a ello.

Como venimos diciendo, BMW es una marca que más invierte en imagen y márketing, y por supuesto, muchas de estas ideas se acaban convirtiendo en tendencia. Por ejemplo, ya lo hemos visto recientemente con la i Store que ha lanzado en Londres. Otra de las tendencia que se pueden generar es a nivel tecnológico, como el nuevo Performance Steering Wheel o modelos como el BMW i8 Roadster que veremos en breve. Sin embargo, siempre he creído que además del buen hacer, una buena imagen puede hacer mucho daño a sus rivales. Y como BMW piensa lo mismo, ha pensado que sería una buena idea crear un teleférico en Hochzillertal, Austria, para que sus visitantes al resort austríaco puedan simular que están dentro de un BMW mientras se desplazan por el resort.

Y no se trata únicamente del diseño y acabados de lujo interiores a los que nos acostumbra BMW con su Serie 7, sino que también a nivel funcional. Es decir, dentro de la cabina del teleférico tendremos a nuestra disposición casi todas las comodidades del BMW Serie 7. Como por ejemplo, asientos calefactados, con masaje y también los correspondientes controles multimedia gracias al sistema iDrive incorporado para ir manejando los diversos elementos multimedia con los que cuenta este teleférico de lujo. Eso si, el viaje no nos saldrá gratis ya que hay que hacer un pago previo de unos 150 € (champán incluido). Una buena forma de disfrutar de un placentero viaje en una localización idílica, con todo el lujo del BMW Serie 7. Pero, ¿pagaríais el dinero que cuesta subirse a este teleférico de Austria?. Estoy seguro que mas de uno si que lo hará. Y quedará gratamente sorprendido, y quizás con la mente en un futuro BMW. O al menos esto es lo que intenta la marca alemana. Veremos si tiene o no éxito.