Echamos un vistazo al Centro de I+D de Volkswagen en California

Dentro de nuestro serial de Curiosidades, hoy nos hacemos eco de una visita muy especial. Como todos sabréis las marcas del mundo del automóvil invierten ingentes cantidades de dinero en I+D. Muchos de estos desarrollos e investigaciones no llegan a producción, pero ofrecen un background muy importante para las grandes empresas y para futuros desarrollos. Es por ello que hoy visitamos el TCC de Volkswagen en California. Un lugar en el que el gigante alemán realiza todo tipo de pruebas e investigaciones en torno a modelos que entran dentro del Grupo VW, que son muchos. Una visita obligada, y muy interesante para todos nuestros lectores. Comenzamos.

Si hay un Grupo Automovilístico que merezca toda nuestra atención, ese es el Grupo VW. Y es que todos sabéis que el Grupo Volkswagen cuenta con numerosas marca de prestigio. Es por ello que la marca alemana tiene que invertir de forma muy severa en el futuro de todos sus modelos. Y para ello el Grupo Volkswagen tiene una factoría muy especial en California, el centro TCC. Como bien indica el TCC (Test Center California) es uno de los centros en los que Volkswagen invierten en probar mediante diversos test la eficiencia, las emisiones de CO2 y los nuevos desarrollos de motores para un futuro cada vez más estricto en normativa de emisiones de CO2. Y para ello están los casi 6.000 metros cuadrados de factoría en los que Volkswagen ha invertido 27 millones de $.

De esta forma Volkswagen ha reemplazado la factoría que tenía desde 1990 en Westlake Village (a pocos kilómetros de la nueva que está en Oxnard, California). Y es que Oxnard ha elegido esta localización porque el clima es más templado y el terreno, es mucho más variado que el que había en Westlake Village. Además el terreno está situado más cerca del nivel del mar, algo muy importante a la hora de realizar los diversos test, tanto por presión atmosférica como por riqueza de oxígeno. Así Volkswagen puede realizar mejor los tests de emisiones y de desarrollos de nuevos prototipos en un entorno mejor y más fiel teóricamente.

En cuanto a las fotos de la factoría podemos apreciar cámaras de acero inoxidable que son capaces de recrear las condiciones climáticas más adversas. En esta cámara podemos apreciar los dinamómetros que hay situados en cada rueda para ver el rendimiento que tienen los motores el condiciones similares a un desierto abrasador, o en temperaturas bajo cero. También en esta factoría podemos apreciar lo tanques de almacenamiento de productos químicos, almacenados en estado líquido y gaseoso para realizar todo tipo de pruebas. Desgraciadamente, ciertas áreas estaban cerradas al público en general, por lo que seguro que se guardan desarrollos más radicales y exclusivos de cara al futuro. Una visita muy interesante, que se puede contar viendo las fotos que os ofrecemos a continuación.