Probamos el Audi A4 2.0 TDI 177cv

Audi es una de las marcas que más ha mejorado durante las últimas décadas, la calidad de sus coches es muy buena y desde hace un tiempo están compitiendo de tú a tú con BMW. Hoy os vamos a hablar de uno de los coches de la marca de nos anillos, el Audi A4, que hemos tenido la oportunidad de probar.

La marca alemana está en un momento muy bueno, el año pasado tuvo el mayor crecimiento en ventas de toda su historia. Uno de los vehículos más extendidos de Audi es el A4, uno de los vehículos que hay que tener en cuenta del segmento D, y la cual está actualmente en su cuarta generación de A4.

La unidad que hemos podido probar durante una semana es la versión TDI con un motor de 2 litros y 177 caballos. Con una caja de cambios Multitronic automática de ocho velocidades.

Exterior, con la esencia del A5

Exteriormente el A4 es un coche atractivo, los Audi son bastante reconocibles, con líneas exteriores similares en diferentes modelos pero con cambios que hacen que cada modelo tenga su propia esencia. En este caso el nuevo Audi A4 ha heredado un poco del aspecto visual del A5, lo cual en mi opinión le sienta bastante bien.

Si lo vemos desde adelante lo que probablemente más llama la atención son los faros LED que tienen la misma forma del A5. Y evidentemente también nos llamará la atención los aros de la marca, que destacan bastante ayudados por la calandra oscura y amplia que suelen tener los coches de la marca alemana. Por lo general, el diseño exterior del coche es muy elegante y está compensado, no hay nada que llame demasiado la atención sobre el resto.

Estamos hablando de una berlina y por lo tanto los tamaños son acordes a lo que solemos tener en esta categoría. Tiene un ancho de 1,8 metros y un largo de 4,7 metros. Esta longitud nos puede dar algún problema si buscamos aparcamiento por la calle, y quizá en los parkings si es pequeño el lugar donde queremos aparcar. Pero no supone ningún problema encontrar sitio para este turismo, tanto fuera como dentro de un garaje.

Interior sin demasiadas novedades

Una vez dentro del vehículo no tendremos ninguna sorpresa, ya que este se asemeja mucho al interior que tienen todos los modelos de Audi, aunque cuenta con algunas mejoras como el sistema de control que tenemos en el volante. El espacio que tenemos dentro del habitáculo es bastante bueno, caben cinco personas sin problemas. Aunque comparándolo con otras berlinas las plazas traseras tienen algo menos de espacio, aunque es algo que prácticamente no lo notarán la mayoría de las personas, salvo que se tengan las piernas muy largas.

Este modelo está equipado con airbags de conductor y pasajero, también los lleva para la cabeza tanto en los asientos delanteros y traseros, así como los laterales delanteros, y de forma opcional se pueden instalar los traseros.

El asiento del conductor tiene regulación eléctrica, ajuste de altura y opcionalmente podemos hacerlos calificados o añadir regulación lumbar, algo que puede ser muy útil cuando estamos realizando un viaje largo, o simplemente vamos a pasar mucho tiempo sentados dentro del coche.

El modelo que tuvimos la oportunidad de probar venía equipado con el sistema Advanced key, el sistema de acceso y arranque sin llave. Al principio nos puede resultar bastante extraño, y no deja de ser más que el mando normal. Desde hace años muchos coches cuentan con un mando a distancia que nos permiten abrir las puertas, ese mando ha sido aprovechado por Audi y se usa para arrancar el coche. Tan solo hay que introducir el mando dentro de una ranura especifica sin la necesidad de llave, dicha ranura está situada en el mismo lugar que muchos fabricantes ponen el botón de Start Engine. Dicha posición puede evitar, por ejemplo, que demos con la rodilla en la llave. Apuntar también que dentro del mando tenemos una llave que nos permitirá abrir el coche, algo muy útil cuando se nos gaste la pila del mando o estemos en una zona donde estén inhabilitadas por inhibidores de frecuencia, como en lugares cercanos a las comisarias.

Motor cómodo y versátil

El modelo que estuvimos probando montaba un motor TDI de 177cv. Este propulsor es de cuatro cilindros en línea y tiene una cilindrada de dos litros capaz de dar un par máximo de 380 Nm entre las 1.750 y 2500 revoluciones por minuto. Viene acompañado de una caja de cambios Multitronic de ocho velocidades y los consumos homologados son de 5,7 litros a los cien en urbano, 4,4 en carretera y 4,8 en mixto.

Durante la prueba del coche realice viajes por diferentes tipos de carretera y la verdad es que el motor se comporta muy bien en todas ellas. Realizando una conducción tranquila el motor es muy cómodo, apenas se escucha y es muy suave. Si hacemos uso del modo Sport el motor será un poco más agresivo, con una elasticidad que nos permitirá disfrutar más de la conducción, algo que puede resultar muy divertido en carreteras de montaña.

Realicé viaje de unos 700 Km, su mayoría por autopista. La sonoridad del coche es muy buena, así como su conducción. Aunque el consumo que tuve en dicho viaje fue algo más elevado de lo que está homologado, concretamente tuve una media de 5,6 litros a los cien kilómetros. Aunque es cierto que el climatizador estuvo encendido durante todo el viaje y el coche iba hasta arriba, con cinco personas a bordo y el maletero lleno. Por ello el resultado dicha media se puede considerar buena.

Una de las cosas que se puede destacar de este coche es la dirección, muy suave y ágil, aunque si la forzamos un poco notaremos como poco a poco la dirección se endurece. Esto es algo que puede no gustar demasiado a la mayoría de la gente, sin embargo yo lo encontré bastante interesante ya que transmite mejor las sensaciones que podemos tener al volante.

Conclusión

9/10

Audi es una marca con mucho prestigio, algo que está justificado. Sus coches tienen mucha calidad y es algo que he podido comprobar en este A4. Si queremos una berlina este modelo sin duda tiene que estar en nuestras lista de posibilidades, aunque si nos vamos mover por ciudad, y sobre todo, no disponemos de plaza de garaje, podríamos pensar en otro modelo. Sin salir de la marca alemana una buena opción sería un A3.

Actualmente su precio en el modelo más básico es de 30.200 euros y por ello no se trata de un coche que esté al alcance de todo el mundo, sobre todo en la época en nos encontramos. Pero quien se lo pueda permitir podrá disfrutar de un muy buen coche, con calidades muy buenas y capaz de proporcionarnos una conducción muy agradable.