Mazda MX-5, último lavado de cara antes de la llegada de la nueva generación

Mazda acaba de presentar un último lavado de cara para el MX-5 antes del lanzamiento de la nueva generación del popular roadster japonés. Y es que con todo lo que se ha llegado a decir del nuevo MX-5, como por ejemplo que la nueva entrega de la saga pesará menos de una tonelada y será la base del próximo descapotable de Alfa Romeo, muchos ya nos habíamos olvidado de la actual generación del descapotable nipón.

Si atendemos a lo que se ve en las imágenes, la verdad es que se trata de un restyling tirando a suave. En líneas generales, la última evolución estética del MX-5 es bastante continuista. Solo cambian las entradas de aire del frontal, tanto la central como las dos laterales, y las llantas, de nuevo diseño y en medida 17". Estas pequeñas modificaciones dotan al roadster japonés de una imagen algo más actualizada y dinámica, haciendo uso de algunos elementos ya vistos en el Mazda Takeri Concept como parte del nuevo lenguaje de diseño que la marca utilizará en años venideros.

Sin embargo, donde más cambios ha habido es precisamente donde no llega la vista, unos cambios que giran entorno a la seguridad no ya de los ocupantes del deportivo japonés sino de los peatones en caso de accidente. La gran novedad del Mazda MX-5 en este sentido es un capó activo con un dispositivo de protección para peatones en caso de colisión. Básicamente se trata de un sistema que abre ligeramente el capó en caso de accidente, para así poder amortiguar el impacto del accidente y ofrecer una superficie deformable mayor. Es, por así decirlo, como un airbag: el capó se eyecta ligeramente en cuestión de milésimas al detectar el primer impacto.

Asimismo, también se ha modificado el tacto del acelerador y el freno, mejorando la respuesta y sensibilidad del primero y el tacto y la mordida del segundo. Éste último ofrece ahora un control más preciso. Otras mejoras que no se ven, pero que haberlas, haylas, tienen que ver con la dieta a la que se verá sometido el Mazda MX-5 en la próxima generación, y que ya se ha empezado a aplicar en este lavado de cara. Para empezar, las llantas son más ligeras que los diseños anteriormente vistos en el deportivo japonés, algo similar a lo que también sucede con el frontal o con la distribución del cableado y la electrónica.

La actual generación del Mazda MX-5 se presentó en 2005 y desde entonces ha recibido un par de revisiones estéticas para ponerla al día. No obstante, estos cambios de momento solo han sido confirmados para el mercado japonés, país del que procedieron las filtraciones que a finales de la semana pasada inundaron la red. Su llegada a Europa, por el momento, se desconoce.