Lamborghini fabrica la unidad número 1.000 del Aventador LP700-4

Mientras que nuestro país se encuentra sumido en una profunda crisis de la que parece que no vayamos a salir nunca, otros parece que tienen mejor suerte. Y si no que se lo pregunten a Lamborghini: de sus instalaciones en Sant'Aghata Bolognese acaba de salir el Lamborghini Aventador LP700-4 número 1.000. Teniendo en cuenta que el biplaza italiano fue presentado en el salón de Ginebra de 2011, hace escaso año y medio, creo que Stephan Winkelmann puede darse por satisfecho con el éxito de su buque insignia.

La unidad en cuestión luce un llamativo color naranja Argos e irá a parar a Alemania, a la colección del arquitecto bávaro Hans Schldecker, quien, por cierto, ya cuenta con otro deportivo del fabricante italiano entre sus juguetes: un Diablo. Como que un acontecimiento así no se da todos los días, el propio CEO de Lamborghini, Stephan Winkelmann, fue el encargado de entregar el espectacular Aventador a su orgulloso dueño. ¡Quien pudiese! Solo de pensar lo que empujará el V12 de 700 CV en las autobahn alemanas ya se me pone la piel de gallina.

Prueba de lo bien que se vende el Lamborghini Aventador LP700-4es que del Murciélago, su modelo precedente, tan solo se fabricaron 4.099 unidades en nueve años. De hecho, para alcanzar el primer millar los de Sant'Aghata Bolognese tuvieron que esperar tres años, una cifra que el Aventador se ha ventilado en solo 15 meses. Aun así, todavía le queda un largo trecho para igualar el ritmo de ventas del Gallardo, con casi 12.000 unidades vendidas desde que fuese presentado a finales de 2003. Gran parte del éxito en este aumento de la capacidad productiva se debe a la influencia de Audi y del Grupo VAG, pasando de 3 unidades del Aventador diarias cuando fue presentado a las 4,5 que son capaces de fabricar hoy en día. Y aún con éstas, Lamborghini afirma que ya tiene colocada la producción de los próximos 18 meses. ¿Quien dijo crisis?

Vía: Motor Authority