Audi TT Coupe S line competition, toda la estética del TT-RS desde 4.300 euros

Audi acaba de presentar un paquete estético para el TT Coupe al que ha denominado S line competition. Básicamente consiste en convertir el pequeño deportivo germánico, sea cual sea la opción mecánica que hayamos elegido, en un TT-RS, lo que incluye todos los aditamentos estéticos de la versión tope de gama, con la salvedad del potente motor 2.5 TFSI de 340 CV que esconde bajo el capó. En otras palabras, se trata de ofrecer una estética mucho más deportiva que la del modelo de serie, poniéndola al alcance de todos con un precio verdaderamente competitivo. Yo si tuviera un TT-RS muy contento no estaría, la verdad…

Para los fabricantes debe ser una tentación difícil de resistir. De hecho, casi todas las marcas acaban cayendo en esta trampa tarde o temprano, ofreciendo estéticas hasta la fecha restringidas a un solo modelo, en versiones de mucho menos rango. Ésto es precisamente lo que le ha sucedido al TT Coupe con el paquete S line competition, una mezcla del paquete interior y exterior S line con detalles hasta ahora exclusivos del TT-RS. Todo ello por un precio muy competitivo: tan solo 4.300 euros.

Para empezar, el paquete S line incluye parachoques de diseño exclusivo, nuevas entradas de aire y taloneras laterales, emblemas de la línea S line, colas de escape específicas para este modelo y un nuevo difusor posterior. Asimismo, llama mucho la atención el alerón trasero a imagen y semejanza del TT-RS, un detalle al que hay que sumar los faros Xenon plus con luces LED diurnas. Las cubiertas de los retrovisores vienen terminados en color negro brillante, lo mismo que sucede con el splitter inferior, las inserciones en el difusor o el alerón trasero. De entrada, este paquete estará disponible únicamente en cuatro colores: Samoa Orange (metálico), Glacier White (metálico), Daytona Gray (efecto perla) y Misano Red (efecto perla).

Las llantas vienen en medida 19" y cuentan con el ya conocido diseño "Rotor", el mismo que el del TT-RS. Se ofrecen junto a un juego de neumáticos de corte deportivo en medida 255/35. La suspensión también forma parte del paquete S line y rebaja la altura de la carrocería en hasta 10 milímetros. En el interior del habitáculo encontraremos todavía más detalles de la línea S line, incluyendo los asientos deportivos con tapicería de cuero-Alcántara, inserciones en aluminio, palanca de cambios de recorrido corto o el volante multifunción con la parte inferior plana.

No sé vosotros, pero yo si hubiese pagado los 65.000 euros que el fabricante alemán pide por el TT-RS, no estaría muy contento de ver su estética en modelos de mucho menos empaque. Después de todo, adquirir un coche de estas características también implica el buscar un cierto grado de exclusividad y saber que tu modelo no está al alcance de todos. Como mínimo el motor 2.5 TFSI de 340 CV sigue siendo coto privado del TT-RS.

El paquete S line competition estará disponible en todas las motorizaciones hasta el 2.0 TFSI de 211 CV de potencia, y contará con un atractivo precio de 4.300 euros. Según Audi, ésta cifra significa una rebaja del 50% en caso de que hubiésemos intentado conseguir todo este equipamiento por separado. Es como para tenerlo en cuenta, ¿no?