Audi A8 Hybrid, lo probamos junto con los A6 Hybrid y Q5 Hybrid

Durante la pasada semana, tuvimos la oportunidad de asistir a la presentación en España de toda la gama Hybrid que Audi está lanzando estos días. Es por ello que durante esta presentación tuvimos la gran oportunidad de acceder a los Q5, A6 y A8 Hybrid. Unos modelos que comparten el mismo tren de potencia híbrido que ha desarrollado Audi durante los últimos años. Además, tuvimos la suerte de poder probar la unidad más exclusiva de Audi, el A8 Hybrid, por lo que nos centraremos en este modelo, aunque también haremos referencia a los demás. Pero sobretodo haremos referencia a cómo se conducen estos modelos, así como los resultados obtenidos. Comenzamos.

Los tres modelos comparten el mismo tren de potencia, es decir, cuenta con un motor de combustión 2.0 TFSI, con una potencia máxima de 211 CV (155 KW), y un par motor máximo de 350 Nm. Además, este motor está acoplado mediante un convertidor hidráulico de par dentro del cambio tiptronic de ocho relaciones, mientras que el motor eléctrico rinde hasta 54 CV (40 KW) de potencia a 2.300 rpm y 210 Nm de par. Además, al ser un modelo full hybrid, el motor eléctrico puede funcionar totalmente de forma autónoma, sin el apoyo del motor de combustión, pero además, puede funcionar como generador de potencia de tracción, para arrancar el motor de combustión, o como alternador en fases de deceleración o frenada, generando electricidad para recargar las baterías.

Por otro lado, las baterías de iones de litio resulta extremadamente compacto y muy ligero. Pesa sólo 38 kg, ocupa un volumen aproximado de 26 litros, y su energía nominal asciende a 1,3 kWh. Cuando el motor eléctrico y el motor de combustión trabajan de forma conjunta, se genera una potencia del sistema máxima de 245 CV (180 KW), y un par del sistema máximo de 480 Nm. Y hasta aquí todos estos datos puros y duros son idénticos en los tres modelos mostrados en el evento.

Audi A8 Hybrid

En cuanto al rendimiento que este sistema supone en el Audi A8 Hybrid, hay que decir que es un modelo capaz de acelerar de 0 a 100 km/h en apenas 7,7 segundos, con una velocidad máxima de 235 km/h. Unas cifras propias de un motor mucho mayor que de uno de cuatro cilindros como el que tiene el A8 Hybrid, y con un consumo de tan sólo 6,3 l/100km. Además este modelo está asociado a unas llantas de 19" con un diseño de turbina, que mejoran el consumo a altas velocidades por sus características aerodinámicas, con unos neumáticos del tipo 255/45 R19.

Además este modelo viene mucho mejor equipado que un A8 de potencia y prestaciones similares, ya que cuenta con climatizador automático de tres zonas de serie, así como el sistema de iluminación ambiental mediante LED de tres colores y configurable según tres escenarios diferentes desde el mando de manejo MMI. Sin embargo, una de las grandes características que distinguen al Audi A8 Hybrid del resto, es el sistema ANC (Active Noise Control) de Audi, que se encarga de cancelar las ondas generadas por el motor y el exterior, mediante unas señales acústicas de igual frecuencia pero de fase opuesta producidas por los altavoces Bose.

Además, este modelo cuenta con un maletero que cuenta con un volumen de 335 litros, y para aprovechar mejor el espacio, el equipamiento de serie incluye un juego de maletas compuesto por 5 piezas específicamente diseñadas para ocupar todo el hueco disponible. Un modelo que está disponible desde los 83.400 euros, lo que supone un precio realmente competitivo con respecto a una versión de similar potencia, ya que es más barato (unos 2.000 o 3.000 euros más barato) que un modelo con un acabado igual que el A8 Hybrid.

Sin embargo, lo que más nos interesa es cómo se conduce este modelo, y su comportamiento. La ventaja que propone Audi con sus modelos, es que en cualquier circunstancia, el A8 Hybrid es un modelo que se conduce como un A8 tradicional, y que tiene un carácter deportivo muy marcado, sobretodo si queremos al conducirlo de forma más radical y deportivo, este híbrido responde y muy bien, con un chasis muy bien tarado y diseñado, ya que es muy noble sin ser demasiado rígido o duro en ninguna de las ocasiones. Es por ello que este híbrido puede conducirse como tal, o como un modelo más deportivo y radical, sobretodo cuando el cambio tiptronic lo ponemos en el modo "S".

De hecho, cuando pisamos el acelerador a fondo, gracias a la función boost, nos da un extra de potencia durante unos 10 segundos. Tiempo más que suficiente para lanzar este modelo hasta unas velocidades muy respetables, ya que gracias al sistema híbrido de Audi, rinde a la máxima potencia a partir de los 60 km/h, cuando la combinación de ambos motores es realmente eficaz. De todas formas, lo que más nos interesa, es que además de ser un modelo que puede tener un rendimiento muy deportivo y eficaz, desterrando el cliché de que los híbridos son lentos o aburridos, es cómo se conduce de forma eficaz, su verdadera razón de ser.

Gracias al powermeter de Audi que reemplaza al tradicional cuentarrevoluciones, podemos saber en todo momento cómo de eficaces estamos siendo con el consumo. De esta forma, el sistema calcula el % de potencia que estamos ejerciendo con el acelerador, y hasta el 30% de potencia, estamos circulando en un rango eficiente. Dentro de este rango, es principalmente el motor eléctrico el que impulsa nuestro coche, por lo que las emisiones y consumos son inexistentes. Y del 30% al 60% de potencia, el la combinación de ambos motores los que impulsan el vehículo, reduciendo consumos y emisiones. A partir del 60% de potencia, únicamente es el motor TFSI el que impulsa al A8 Hybrid, por lo que aquí el consumo se dispara.

Sin embargo, hay un factor que puede alterar las cifras de consumo, y se trata de la temperatura medioambiental en la que estemos circulando. Y es que el pack de baterías está refrigerado por aire mediante dos sistemas. Y ambos sistemas dependen del compresor eléctrico del aire acondicionado. De esta forma, nuestra prueba se realizó bajo unos sofocantes 35 grados centígrados, con una humedad relativa muy muy alta. Y con estas condiciones medioambientales, el sistema de refrigeración de las baterías debía funcionar a muy alto nivel.

Esto hacía que el sistema de refrigeración estuviese pidiendo el apoyo de forma continua de los motores eléctricos y de combustible. De esta forma, cuando el powermeter pasaba del 10% notábamos (muy ligeramente, ya que es un sistema muy discreto) que el motor se encendía, lo que tenía un impacto significativo en las cifras de consumo mixto durante toda la prueba. Lo lógico hubiera sido probar el coche en meses con menos calor, ya que el sistema híbrido puede ser exprimido mejor, al rodar únicamente con el motor eléctrico durante más tiempo.

Durante la prueba, hay que decir que optamos por conducir por una ruta de montaña, subiendo un puerto de montaña con un gran desnivel, llegando a cruzar pueblos que rodeaban la montaña. De esta forma, podríamos comprobar si las baterías se descargaban totalmente, y cómo se recargaban en la bajada. Aun así hay que decir que este tipo de terreno sobre el que circulamos, no es el más favorable para un híbrido, por lo que este hecho, unido al de la alta temperatura hizo que consiguiéramos un consumo mixto de unos 10 l/100km. Una cifra que no está nada mal, dado el recorrido y sobretodo el calor, ya que Audi arroja que esta gran berlina híbrida de 245 CV es capaz de conseguir unos 6,3 l/100km.

Otros aspectos de este gran Audi A8 Hybrid, no hace falta ni que hagamos referencia, ya que el comfort, la deportividad y el lujo está presente en todos y cada uno de los rincones y lugares de este modelo, el buque insignia de Audi. Un modelo que u ventaja reside en su gran facilidad de manejo, aunque como ocurre con todos y cada uno de los modelos híbridos, para poder explotar al máximo el beneficio del sistema híbrido, hay que anticiparse al tráfico y las diversas situaciones a las que nos enfrentamos en la carretera. Sólo así, se puede conseguir bajar las cifras de consumo y emisiones.

Audi Q5 Hybrid

En cuanto a este modelo, hay que decir que es el único que cuenta con una tracción integral Quattro, con un reparto inicial de la fuerza motriz en una relación de 40:60 que favorece ligeramente al eje trasero, y que varía en función de las condiciones de adherencia hasta alcanzar un 65 por ciento del total de par disponible a la parte delantera, y hasta un 85 por ciento al eje trasero. Una tracción integral Quattro que funciona incluso cuando el motor eléctrico no está funcionando. Y precisamente por ser un coche con más volumen que el A6 y A8, y por la tracción integral, su consumo mixto es ligeramente superior, llegando hasta los 6,9 l/100km, con unas emisiones de CO2 de 159 g/km. La velocidad máxima es de 225 km/h, con una aceleración de 0 a 100 km/h en 7,1 segundos. Está disponible desde unos 57.400 euros.

Sin embargo, la ventaja de este modelo es que las baterías no tienen un impacto real en el maletero, ya que la capacidad no se ve alterada con respecto a la versión normal del Q5. En cuanto al comportamiento de este modelo, fue muy similar al que A8 Hybrid, con unos estándares de insonorización y de calidad algo inferiores al del A8 Hybrid, pero aún muy altas, dignas de una marca premium como Audi.

Sin embargo, hablando de consumos, con el Q5 Hybrid logramos unas cifras mucho mejores que en el caso del A8 Hybrid, básicamente porque circulamos por autovías y autopistas con pequeños desniveles en a favor y en contra. Aún así, el calor volvió a hacer acto de presencia con unos 35 grados centrígrados, y mucha humedad. Nuestra conducción fue sosegada, pero nunca buscando la máxima eficiencia, yendo siempre entre los 100 km/h y 120 km/h. De esta forma, logramos unos 8 l/100km. Estamos seguros de que viendo las cifras y especificaciones del A8 Hybrid, con la misma conducción y temperatura, hubiéramos conseguido una cifra mejor. Pero hay que recordar que 8 l/100km está muy bien, ya que es un litro más que lo que Audi proclama bajo unas condiciones mejores que las que tuvimos durante la prueba.

Audi A6 Hybrid

En cuanto al A6 Hybrid, hay que decir que sin duda es el modelo más eficiente de los tres, y aunque tuvimos muy poco tiempo para poder comprobarlo, este modelo es capaz de recorrer unos 1.200 km con un único depósito, y eso que no es un diésel. Además es un modelo que consigue unas emisiones de CO2 de unos 145 g/km, invirtiendo únicamente unos 7,3 segundos en alcanzar los 100 km/h, con un peso de 1.770 kg, gracias al principio de fabricación ultra aplicando aluminio y acero de alta resistencia convierten al A5 hybrid en el vehículo híbrido más ligero en su clase.

Es por ello que el consumo medio es de 6,2 l/100 km. Como en el resto de los Audi Hybrid, el A6 hybrid puede circular en modo eléctrico, es decir, sin generar emisiones locales, hasta alcanzar una velocidad de 100 km/h. A una velocidad constante de 60 km/h, la distancia que puede recorrer es de tres kilómetros, suficiente para muchas zonas residenciales y circulación
por el centro de las grandes ciudades. Un modo, el EV, que lo probamos simplemente por pura curiosidad, ya que le vemos muy poca utilidad o casi ninguna, a no ser que sea el caso de una versión futura tipo plug-in con mayor autonomía eléctrica. Un modelo que está disponible desde los 57.900 euros.

Por lo demás, el funcionamiento y comportamiento, fue muy similar al del A8 Hybrid, y es que ambos son incluso estéticamente muy similares, también en diseño. Eso sí ninguno de los dos vehículos se pueden acercar a la calidad y acabado del A8 Hybrid, ni tampoco en cuanto al comfort de marcha.

Conclusión

Si algo ha quedado claro después de estas pruebas, es que todos los modelos híbridos de Audi arrojan mucha calidad y lujo. Lo mejor de todo, es que son modelos que se comportan como si no fuesen híbridos. Si buscamos deportividad, es fácil encontrarla, y nuestros consumos son serán muy buenos, pero esa es la flexibilidad que ofrece Audi. Dos coches en uno, ya que si buscamos eficiencia, también la encontraremos, a pesar del calor medioambiental.

De todas formas, si buscáis un modelo de máxima eficiencia sin importaros la deportividad, otros modelos híbridos tendrán una mejor eficiencia que estos Audis. Yo en mi caso, si quisiera comprarme un Q5 o un A6, estas versiones son muy atractivas, gracias a su flexibilidad, y muy competitivas, gracias a un buen precio, ya que el equipamiento de serie es mayor que versiones de similar potencia.