Aspid GT-21 Invictus, un deportivo español con 450 CV y 990 kilos

Hace no muchos años, un pequeño constructor español de nombre IFR Automotive presentó el Aspid SS, un deportivo biplaza que mezclaba a partes iguales soluciones tecnológicas de vanguardia con una estética evocadora que recordaba bastante al Lotus Seven. A pesar de las buenas críticas que recibió por parte de los pocos afortunados que pudieron ponerse al volante, el proyecto acabo con un modelo de pre-producción y poco más. Hasta ahora. Bajo el nombre de Aspid Cars y con energías renovadas, este pequeño constructor ha presentado su segundo modelo, mucho más elaborado que el primero, y al que ha bautizado como Aspid GT-21 Invictus.

A grandes rasgos, el Aspid GT-21 Invictus es un deportivo de corte bastante radical, con una estética francamente agresiva y pensado para disfrutar al volante tanto en carretera como en circuito. Con una configuración de 2+2 y un motor V8 atmosférico situado en posición central-delantera, el nuevo Invictus promete emociones fuertes gracias a un peso de tan solo 990 kilos, justo por debajo de la tonelada.

El motor es de origen BMW y cuenta con una cilindrada de 4.4 litros, siendo capaz de rendir 450 CV de potencia y un par máximo de 440 Nm. Dicha potencia va dirigida a las ruedas traseras a través de un cambio de doble embrague y siete relaciones, lo que, unido al poco peso del conjunto, promete aceleraciones fulgurantes de 0 a 100 km/h, llegando a parar el crono en menos de 3 segundos. ¿La velocidad máxima? 305 km/h. Lo más sorprendente de todo es que el motor ya está homologado para cumplir con la exigente normativa Euro5, por lo que podrá comercializarse en toda Europa y (posiblemente) también en Estados Unidos. Incluso se habla de una posible configuración híbrida en un futuro no muy lejano...

Para conseguir que el peso se quede a las puertas de la tonelada, IFR Automotive (como consultora) y Aspid Cars (como constructor) sacarán provecho de toda la experiencia que atesoraron el el anterior IFR Aspid SS. En este sentido, el motor irá montado sobre un bastidor Alexcom desarrollado por ellos mismos, un space frame que se queda en unos escasos 90 kilos de peso. Por su parte, la carrocería estará fabricada en materiales compuestos con el objetivo de contener el peso al máximo. En lo que hace referencia a las medidas, el GT-21 Invictus hace 4.447 mm de longitud, 1.226 mm de altura y 1.902 mm de ancho. Para que os hagais una idea, la última entrega del Porsche 911 Carrera mide 4.491 mm de largo, 1.808 mm de ancho y 1.303 mm de alto, unas cifras bastante parejas.

Como suele ser habitual en este tipo de propuestas minoritarias, la estética es sin duda la principal tarjeta de presentación. Y en este sentido, lo nuevo de Aspid no decepciona en absoluto. Es más, el nuevo Invictus corrige los defectos de su predecesor al ofrecer un diseño mucho más personal y agresivo. Con unos pasos de ruedas delanteros "al aire" (en clara referencia al Lotus Seven, modelo en el que se han "inspirado" los creadores) y unos voladizos tirando a cortos, el nuevo Aspid GT-21 Invictus no deja indiferente a nadie. Trazos marcados, líneas agresivas, entradas de aire por doquier y una silueta inconfundible hacen del Aspid una propuesta única. La pregunta es ¿será todo ésto suficiente?

De entrada Aspid Cars no ha hablado de cifras, aunque no sería descabellado pensar en un precio cercano al del Porsche 911 Carrera. Unos 100.000 euros, poco más poco menos. A cambio de esta cifra obtenemos un coche 100% artesanal, con una relación peso-potencia de 2,2 kg/CV, prestaciones de infarto (es capaz de generar hasta 1.6 G de fuerza lateral) y exclusividad. Sobretodo ésto último. Se podrá optar entre 100 configuraciones diferentes, y contará con un equipamiento que incluye, entre otros, ESP y ABS (más o menos intrusivos según nuestras preferencias), frenos de disco dobles con doble pinza delante (un diseño propio de IFR) y hasta un maletero con 275 litros de capacidad. Si a ello le sumamos una configuración de 2+2 con dos asientos adicionales (eso sí, de dimensiones más que reducidas), tenemos un coche con la misma usabilidad de un 911.

De momento, no obstante, tan solo tenemos unos renders y buenas palabras. Poco más. Sobre el papel, la producción debería empezar a partir de 2014, por lo que todavía tendremos que esperar un poco para verlo en directo. ¿Será ésta la vencida, o todo se quedará en un sueño de la misma manera en la que terminó la primera aventura de IFR Automotive, el Aspid SS? Solo el tiempo lo dirá. De entrada, argumentos para triunfar no le faltan…

Vía: Autoblog