El Senado de EE.UU. aprueba las «cajas negras» en un proyecto de ley

No es de extrañar, que hoy en día veamos el futuro del mundo de la automoción, con buenos ojos. El caso es que hemos visto últimamente infinidad de noticias relacionadas con el futuro del automóvil, y en desarrollos inteligentes que se van adaptando a  las circunstancias. Sin embargo, estos sistemas no siempre funcionan, por lo que estaría bien saber quién o que ha sido el culpable. Es por ello que en el Senado de los EE.UU. ya han aprobado un proyecto de ley para ir incorporando las famosas "cajas negras" a todos los coches, en el 2015.

Un sistema que se podría complementar a la perfección con otros sistemas inteligentes en caso de que éstos fallasen, como es el caso de unos sensores que detectan nuestro estado de ánimo, y que han sido desarrollados por Toyota. Sin embargo, la duda entre los consumidores se centra en averiguar, qué tipo de datos privados serán capaces de reunir dichas cajas negras. Y es que muchas veces, no queremos que nuestro propio Gobierno sepa todo lo que hacemos diariamente.

Para dar una rápida visión de lo que suele ocurrir en EE.UU., es que hay dos Cámaras en el Congreso, una la del Senado, y otra la de los Representantes. Y he aquí el problema, ya que ambas cámaras no siempre suelen tener una misma visión de la misma ley que quieren aprobar. Es por ello que antes deben ponerse de acuerdo, y que aunque aún queda mucho por negociar, el Senado insiste en que las "cajas negras" únicamente deberían poder capturar y almacenar los datos relacionados con el motor de cada coche, para poder recuperarlas mediante un puerto o acceso físico.

Pero la pregunta sería, ¿qué tipo de datos están relacionados con la seguridad?. Un hecho que aún están discutiendo en el Congreso, pero que parece que, sean los datos que sean, "deberán ser capturados durante un periodo razonable de tiempo, antes durante y después" de que el airbag se dispare. Aún así, el Departamento de Transporte de EE.UU. ya ha desarrollado una serie de datos estándares, que incluyen hasta 15 tipos de mediciones como la aceleración, la posición del acelerador, y el momento en el que los airbags saltaron.

Un sistema que bien podría ver la luz para ser instalados de forma obligatoria en todos los coches de EE.UU., en el 2015. Y por otro lado, el Senado aún no ha dejado claro si los datos estarán asociados al propietario del coche, o el tomador del vehículo. Aún así, parece claro que si la policía u otras agencias quieren acceder a estos datos sin el consentimiento del propietario, las agencias deberán obtener una orden de las cortes americanas. Es por ello que únicamente en caso de emergencia, los paramédicos podrían acceder a dichos datos, debido a la naturaleza de la situación (y que responden a una emergencia).

Es por ello que, tal y como estáis leyendo, se está tratando de poner la mayor sensibilidad en este asunto por mantener la privacidad de los propietarios a salvo, ya que datos como la mezcla de combustible empleada u otros tipos de parámetros mas técnicos, no deberían ser almacenados, ya que únicamente interesan datos como los anteriormente descritos, para salvaguardar la seguridad e inocencia de los accidentados, ya que estos datos podrían ser utilizados en un juicio.

Por otro lado, la Cámara de los Representantes, podría no tener la misma visión ya que estarían muy interesados en añadir ciertas restricciones para poder adquirir los datos más fácilmente, ya que tal y como ha reconocido Tom Kowalick, ingeniero que ha ayudado a desarrollar los estándares del IEEE para los grabadores de datos: " es casi seguro que este mandato va a tratar de hacer algo. La cuestión es: ¿en dónde queda el consumidor?". Y es que el propio Kowalick querría poder ofrecer a cada consumidor una llave privada para que el acceso físico quedase restringido.