Toyota trabaja en unos sensores que detectan nuestro estado de ánimo

El futuro es un tiempo aún muy incierto pero también apasionante. Esto lo saben todas las marcas del mundo del automóvil, y eso por ello que tratan de ganar tiempo al tiempo, desarrollando e innovando en diversos campos de la automoción, para ser referentes y que sus clientes compren sus vehículos. Y en este caso, os traemos otra noticia referente al futuro de Toyota, ya que el gigante japonés está desarrollando una serie de sensores, capaces de detectar nuestro comportamiento y estado de ánimo, para que así nuestro coche tome las medidas pertinentes en materia de seguridad.

Un sistema que, a diferencia de las innovaciones enfocadas por marcas como Audi, se centran más en el conductor y no tanto en la conducción, ya que este nuevo sistema desarrollado por Toyota, será capaz de averiguar si nos sentimos cansados, o si hemos tenido un día duro en el trabajo. De esta forma, el coche será el encargado de ajustar diversos parámetros para nuestra seguridad activa y pasiva. Una tecnología que lleva desarrollando Toyota desde 2006.

En este caso, el coche será capaz de tomar determinadas acciones de forma automática, como dar avisos acústicos al conductor si va a distraerse, e incluso siendo capaz de controlar el vehículo, tanto frenando o esquivando determinados obstáculos, según sean las situaciones que se den en nuestro entorno. Y por ejemplo, si el conductor está enfadado o furioso, este sistema podría avisar con aún mayor antelación al conductor, del posible peligro de que niños van a cruzar la carretera, mucho antes de que el conductor se de cuenta, evitando que el perjudicial estado de ánimo pudiese atropellar a los peatones debido al cabreo.

Adicionalmente, este sistema podría detectar en qué dirección está mirando el conductor, para así avistar de que por otro lado hay un peligro potencial que no hemos advertido. Una tecnología, que en parte ya se está desarrollando para los futuros híbridos de la marca japonesa, y que en este caso utilizará sensores capaces leer 238 puntos de nuestra cara, para poder calcular nuestras emociones. Esto significa que podría utilizarse incluso cuando el conductor llevase gafas de sol.

Y el siguiente paso que está dando Toyota, es desarrollar esta tecnología para averiguar incluso que es lo que el conductor desea hacer, como por ejemplo mirar a nuestro móvil o la radio. De esta forma, el sistema tomaría medidas para evitar que estas distracciones pudiesen acarrear algún accidente. Una tecnología que debería estar en la calle en unos seis años, a pesar de que se encuentra en una edad muy temprana.