Lotus Exige S Roadster, ahora también a cielo abierto

Hasta hace muy poco tiempo, la gama de modelos de Lotus era de lo más sencilla. Dejando a un lado al Europa y al Evora, teníamos dos opciones: si tenía techo era un Exige, si era descapotable era un Elise. Simple. Un día el Exige cambió el motor de cuatro cilindros sobre-alimentado por un V6, creció considerablemente en tamaño y pasó a llamarse Exige S. Ahora, unos meses después de la presentación de éste, la marca dirigida por Dany Bahar ha decidido presentar su correspondiente versión descapotable, a la que han bautizado como Lotus Exige S Roadster, rompiendo de paso una tradición que ha durado casi dos décadas. Sería como ponerle al Boxster el nombre de Cayman Roadster. En fin.

El nuevo Exige S Roadster -- que no Elise S -- ha sido uno de los principales reclamos de la marca británica en el salón de Ginebra. Bajo una carrocería inspirada en la del Elise pero considerablemente más grande se esconde el mismo motor V6 de 3.5 litros que ya montaba el Exige S en su versión coupé. Este propulsor es capaz de ofrecer una potencia de 345 CV a 7.000 rpm y un par máximo de 400 Nm a partir de 4.500 rpm, lo que se traduce en unas prestaciones más que dignas: el nuevo Exige S Roadster tan solo necesita 3,8 segundos para alcanzar los 100 km/h, pudiendo alcanzar una velocidad máxima de 235 km/h. De serie, este motor va asociado a un cambio manual de seis relaciones, aunque como opción se podrá elegir un cambio manual robotizado con mandos en el volante, también conocido como Serial Precision Shift.

Aunque la llegada de Dany Bahar como CEO de Lotus significó para la marca un alejamiento de la filosofía iniciada por Sir Colin Chapman -- ya sabéis, eso del "simplifica y después aligéralo" -- hay que reconocer que quedarse justo por debajo de los 1.100 kilos es algo al alcance de muy pocos deportivos en la actualidad. Esta cifra, de hecho, rebaja en 76 kilos el peso del Exige S con techo, lo que es en sí todo un logro teniendo en cuenta que, por norma, todo cabrio suele pesar más que su variante coupé. No obstante, tanto las prestaciones como los niveles de emisiones y eficiencia permanecen inalterados respecto a la versión con techo duro. En este sentido, el nuevo Exige S Roadster homologa un consumo en ciclo mixto de 10,1 l/100 km y unas emisiones de CO2 de 236 g/km, unas cifras algo altas dadas las características del modelo.

La nueva propuesta de Hethel se ofrecerá con dos configuraciones de suspensiones diferentes: una enfocada a una conducción más relajada por carretera abierta, y otra mucho más radical pensada para sacar el máximo partido del coche en circuito. Este Race Pack incluye asimismo un Launch Control que puede activarse cuando el coche está el modo Race. Esta dualidad de carácter también la encontramos en el interior, donde Lotus ofrecerá dos niveles diferentes de equipamiento. Por un lado tendremos uno algo más confortable (si es que este coche puede llegar a definirse como tal), con tapicería de cuero y otros aditamentos por el estilo; mientras que por el otro podremos optar por un paquete que verdaderamente haga honor al nombre Exige, mucho más espartano y pensado para su uso en circuito.

Lo que ya no está tan claro es que vayamos a ver este coche en la carretera. A tenor de las últimas cifras publicadas por el Society of Motor Manufacturers and Traders, Lotus parece encontrarse en serios aprietos. Durante el mes de febrero tan solo se vendieron 2 unidades en todo el Reino Unido, tres menos de lo que facturó Saab en el mismo mes. Si trasladamos estas cifras respecto al mismo mes del año anterior, vemos que las ventas de la marca dirigida por Dany Bahar se han desplomado un 96,61%, y un 67,95% en lo que llevamos de año. Uno podría interpretar estas cifras como que el público habitualmente vinculado a la marca no quiere saber nada de los nuevos modelos presentados recientemente -- más pesados, más grandes y menos puros que los Elise y Exige originales. Aún así, y como mínimo hasta que no llegue un nuevo propietario, todo parece indicar que Dany Bahar y compañía prefieren persistir en su empeño de seguir los pasos de Porsche. Esperemos que no sea demasiado tarde...