El Gobierno de España analiza el aumento de velocidad en autovías y autopistas

Parece que queda un poco lejano, pero como bien recordaréis el año pasado el anterior Gobierno de España de Zapatero aprobó una serie de medidas energéticas entre la que se incluía la reducción de velocidad de 120km/h a 110km/h en autovías y autopistas. Se trataba de una medida temporal para reducir el consumo de gasolina, algo que al parecer funcionó, pero que pasados unos meses volvió a restablecerse al anterior límite.

Pasaron los meses y en la península hemos cambiado de color de gobierno, así como de Ministro del Interior y de director de la DGT por lo que la manera de actuar es totalmente opuesta. Tan opuesta que el ejecutivo anterior ni se planteaba por asomo el aumentar el límite de velocidad, mientras que el nuevo gobierno con tan solo cuatro meses en el poder ya se está pensando en aumentarlo.

Lo ha confirmado el propio Ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, en su primera comparecencia en el Congreso ante la Comisión de Seguridad Vial y Movilidad Sostenible. Como apoyo a esta medida sostiene que aumentar la velocidad en autovías y autopistas no tendrá tanta incidencia en la siniestralidad, ya que el 75% de los accidentes se producen en carreteras, mientras que por otro lado también afirman que hay que valorar el impacto medioambiental que aumentar la velocidad supondría. Esto último, viniendo del actual Gobierno, estoy seguro que lo dejarán en segundo plano.

Me resulta tremendamente irónico que a día de hoy el actual Gobierno se plantee aumentar el límite de velocidad, aunque para ello tengo una teoría: estoy seguro que ellos no tienen que pagar gasolina. Es muy contradictorio que hace un año se tuviera que reducir el límite de velocidad para ahorrar en gasolina, medida pensada principalmente como ahorro para el Gobierno y después para las familias, mientras que ahora al elevadísimo precio que está alcanzando el petróleo se aumente la velocidad. Por más vueltas que le doy, de verdad, no acabo de entenderlo.

Y luego tenemos otro problema, ¿como vamos aumentar la velocidad en un país como España en la que la mayoría de la población somos unos incivilizados al volante? Sí, y perdonarme que sea tan tajante pero es la realidad y debemos ser autocríticos e incluirnos en el saco. Por mucho que nos lo creamos, los conductores españoles tenemos que admitir que estamos a años luz de otros países en cuanto a educación vial y civismo en la carretera se refiere que tienen un límite de velocidad superior al nuestro.

Pero ojo, que esto tiene solución y no tiene nada que ver a la manera de ser que tenemos los españoles. Lo he dicho muchas veces y no me cansaré de repetirlo, una mayor conciencia al volante se consigue con una educación desde que los niños acceden a la guardería hasta que se sacan el carné, una vez sacado es hora de aplicar ese conocimiento en la carretera. Aunque también hay que admitir que hemos mejorado un montón, todo hay que reconocerlo, pero a base de multas y puntos del carné.

Por último y volviendo al tema del dinero ¿pueden nuestros bolsillos soportar el gasto de nuestros coches a (por ejemplo) 140km/h? Como bien sabéis los coches modernos, tanto diésel como gasolina, son auténticos mecheros si mantenemos una relación con la potencia pero con la que está cayendo no todo el mundo puede permitirse un coche de estos. De esta manera, tanto el consumo como las emisiones de CO2 es probable que no sean soportables ni para la gente ni para el medioambiente.

Siendo razonables, lógicos y pensando en la situación financiera y el cambio climático ¿cual es vuestra opinión respecto a aumentar el límite de velocidad?

Foto: Motor21