Mercedes-Benz CLS Shooting Break, primeras imágenes

Cuando Mercedes-Benz presentó la primera generación del CLS en 2004, la primera impresión que tuve es que era un coche totalmente prescindible. La razón era bien sencilla: ¿quien iba a querer un coupé de cuatro puertas cuando el CLS ni era un coupé ni ofrecía la habitabilidad de una berlina de cuatro puertas? Sin embargo, he de reconocer que, con el tiempo, poco a poco fui entendiendo la razón de ser de este particular modelo, pionero en un segmento que hace una década ni existía. En el salón de Beijing del año pasado, Mercedes-Benz quiso dar un nuevo giro de turca al concepto de coupé-berlina con la introducción del CLS Shooting Break Concept, una propuesta que bien podría definirse como la versión familiar del CLS.

Visto el éxito y la buena acogida que tuvo esta particular versión, los responsables de la marca no dudaron en confirmar los planes para llevarlo a la producción en serie. De eso ya hace un año, aunque hoy - ¡por fin! - hemos podido ver las primeras imágenes espía del CLS Shooting Break (bastante ligero de camuflaje, por cierto). El nuevo familiar de la marca de la estrella ha sido cazado mientras realizaba unas pruebas alrededor de las instalaciones que la marca tiene en Stuttgart, y la verdad es que en estas primeras fotos poco hay que nos quede por ver.

Mecánicamente, las diferencias entre la versión familiar y la versión estándar serán prácticamente nulas: la oferta partirá del CLS 250 CDI BlueEFFICIENCY de 204 CV y culminará - por ahora - con el CLS 500 de 408 CV. En medio nos quedarán el CLS 350 de 306 CV y el CLS 350 CDI turbo-diésel de 265 CV, siendo estas dos las versiones que más ventas acumularán en nuestro país. Más adelante, es de esperar que el tratamiento AMG también recale en el CLS Shooting Break, ofreciendo el habitual 6.2 V8 de 525 CV.

A diferencia de los Shooting Break originales, la mayoría de los cuales únicamente contaban con dos puertas (como el Aston Martin DB5 Shooting Break, por poner un ejemplo), el CLS Shooting Break de Mercedes-Benz mantendrá la configuración de cuatro puertas original a la que habrá que añadir el nuevo portón trasero. En este sentido, el modelo que hoy nos ocupa es prácticamente un calco al Fisker Surfer que los norteamericanos presentaron hace un mes en Frankfurt.

Todo parece indicar que el nuevo Mercedes-Benz CLS Shooting Break será presentado de forma oficial en el salón de Ginebra, especialmente cuando este tipo de propuestas (familiares) nunca han tenido mucho éxito en los Estados Unidos - lo que, a priori, descartaría una posible presentación en Los Angeles o en Detroit. Sea lo que sea, será curioso ver como van las ventas de esta variante en relación a las del Clase E Estate familiar, un modelo con el que también compartirá motores y que seguramente ofrecerá una habitabilidad significativamente superior.

Vía: Autoblog