El próximo Mazda MX-5 podría rondar los 800 kilos

Para muchos, el Mazda MX-5 es uno de los mejores deportivos que se han fabricado jamás. Nunca ha tenido un potente V8 debajo del capó, ni ha ofrecido velocidades máximas de más de 300 km/h. Nada de eso. Desde que el biplaza japonés fuese presentado en 1989, siempre se ha caracterizado por ofrecer un equilibrio perfecto entre placer de conducción, deportividad y diversión al volante. Sin duda, una de las claves del éxito y de la rápida popularización del MX-5 en todo el mundo fue el peso, por debajo de la tonelada en la primera generación, lo que le brindaba una agilidad que ya querrían para sí modelos mucho más potentes. Era algo así como el "menos es más" de Colin Chapman a la japonesa. Desgraciadamente, cada nueva generación ha llevado consigo un aumento sustancial de peso, y a pesar de que la última generación deja la báscula en unos 1.125 kilos, los responsables de la marca quieren dar un giro a esta tendencia. En otras palabras, quieren volver a los orígenes.

No obstante, a pesar de que la primera generación del Miata se quedaba a muy poco de la tonelada de peso (precisamente, ese era el primer objetivo que se marcó para el nuevo MX-5), los ingenieros del biplaza japonés quieren ir mucho más allá. En este sentido, y según apunta Inside Line a través de fuentes fiables dentro de la propia marca, los responsables habrían cifrado el nuevo objetivo en 800 kilos de peso, para lo que deberán restar ni más ni menos que 325 kilos de peso al roadster de la generación actual. En otras palabras, en Mazda quieren reinventar el MX-5, quieren darle un nuevo aire y una nueva personalidad, acercándolo al Lotus Elise tanto por planteamiento como por prestaciones y conducción de refiere. Curiosamente, la propia fuente afirma que no cree que se vayan a cumplir los objetivos, aunque afirma que el progreso que están haciendo "no está mal". De algo les debe haber servido el MX-5 GT de 850 kilos que presentaron hace unos meses...

¿Cómo se puede conseguir sacar 325 kilos de un coche que es ya de por sí (relativamente) ligero? Evidentemente, un objetivo así implica que el desarrollo del nuevo MX-5 parta prácticamente de cero. En este sentido, para la construcción del bastidor se usará acero de alta resistencia, mientras que en el apartado mecánico se recurrirá a motores más pequeños y ligeros. No obstante, 325 kilos son muchos kilos, por lo que el debate entre lo que es prescindible y lo que no está servido. Por ejemplo, la fuente habla de suprimir la guantera y, con ella, el manual de instrucciones, que para la ocasión se convertiría en un práctico dispositivo USB. Claro que con éstas medidas como mucho se conseguirá reducir una docena de kilos...

Con el objetivo de llegar a los 800 kilos de peso, el nuevo Mazda MX-5 tendrá que ser más estrecho, con lo que reduce el area frontal y el peso del conjunto. Algo así como el Lotus Elise, donde conductor y acompañante van siempre, literalmente, codo con codo. Respecto al motor, y tal y como apuntamos hace unos meses, el nuevo biplaza nipón usará la nueva gama de motores Sky. Concretamente, el encargado de propulsar a la cuarta generación del Miata será un 1.4 turbo-alimentado con inyección directa y distribución variable (una de las ventajas de pesar poco es que no necesitas grandes motores ni niveles de potencias estratosféricos). Este motor irá unido a un cambio manual con un accionamiento lo más cercano posible al del MX-5 original de 1989, para lo que se usará una palanca de recorridos cortos y precisos.

Dando por hecho que el objetivo de los 800 kilos no se conseguirá (aunque eso no quita que el peso siga manteniéndose por debajo de la tonelada), la clave en el nuevo Mazda será la de mantener los mismos niveles de seguridad tanto para los ocupantes como para los peatones en caso de impacto. En este sentido, ese es uno de los retos más importantes a los que se enfrentan los ingenieros, dado que el MX-5 original no contaba ni con las medidas de seguridad (protecciones laterales, etc.) ni con el nivel de exigencia que se pide a los coches hoy en día. Sea lo que sea, y teniendo en cuenta que el Lotus Elise tiene los días contados, no sería descabellado pensar que estamos delante de la nueva referencia en cuanto a la filosofía del "menos es más" se refiere.

Vía: Inside Line