Nuevo Opel Zafira Tourer

A pesar de que todavía falta bastante para el salón de Frankfurt, la próxima gran cita en el calendario, algunas marcas no han querido esperar y se han adelantado con novedades de peso. Este es el caso de Opel, que esta misma mañana ha hecho oficial el lanzamiento de la nueva generación del monovolumen Zafira. Conocido con el nombre oficial de Opel Zafira Tourer, el nuevo modelo de la marca alemana casi no se diferencia del concept que presentaron en el pasado salón de Ginebra. La palabra Tourer no se ha añadido al nombre únicamente por razones de márketing, sino que representa un salto qualitativo importante respecto a las dos generaciones anteriores, ofreciendo la misma calidad premium que podemos encontrar en el Insignia, con un espacio y una habitabilidad interior sensiblemente mejoradas.

Conservando la configuración original de siete asientos, uno de los elementos que ayudaron a consolidar el modelo desde su presentación en 1999, el sistema Flex7 ha sido convenientemente puesto al día, tal y como se anticipó con el concept car. Mientras que la tercera fila se puede seguir guardando bajo el piso del maletero, la fila central cambia su tradicional banqueta por tres asientos individuales, que se pueden mover de forma independiente hasta 210 mm longitudinalmente. Esta configuración no hace más que mejorar si se opta por el sistema Lounge, capaz de convertir el interior del Opel Zafira Tourer en una auténtica limusina. Esto se consigue gracias a que el asiento central de la segunda fila se puede plegar, convirtiéndose en un cómodo apoyabrazos. Asimismo, los dos asientos exteriores pueden moverse transversalmente hasta 50 mm hacia el centro del habitáculo, con lo que la sensación de espacio en el interior no hace más que aumentar.

Todo esto convierte el interior del nuevo Opel Zafira Tourer en un auténtico salón rodante, como la propia marca describe en el comunicado de prensa, y la verdad es que razón no le falta. La movilidad que ofrece el sistema Flex7, tanto longitudinal como lateralmente, ofrece la posibilidad de contar con seis plazas individuales con espacio más que de sobras para disfrutar del trayecto; un espacio que no se encuentra en ninguno de sus rivales más directos, y que sólo encontramos en vehículos de mayor tamaño y categoría.

Asimismo, tanta flexibilidad también tiene se deja notar en la capacidad de carga, logrando un volumen de hasta 1.900 litros de capacidad con las dos filas traseras plegadas; una cifra que se reduce a los 710 litros con la configuración de cinco asientos (65 más que en la anterior generación del Zafira). Parte de la culpa en todo ésto la tienen unas cotas que han crecido prácticamente en todas las medidas: el nuevo Zafira es 57 mm más largo entre ejes (dejando la batalla en 2.760 mm), 96 mm más ancho delante y 76 mm más ancho atrás.

Estéticamente, el nuevo Opel Zafira Tourer se inspira en otros modelos de la marca como el Ampera, el Insignia o el Meriva. El primero se deja notar, y de qué manera, en el frontal, con los faros en forma de boomerang tan característicos del plug-in hybrid del fabricante alemán. El lateral cuenta con las hendiduras ya vistas en el Astra o el Insignia, y que transmiten una gran sensación de dinamismo y velocidad; mientras que la zaga recuerda en parte a la del Meriva, dadas las similares características entre ambos modelos. El resultado de todo ello es un conjunto muy acertado, con un aire premium que no se palpaba de forma tan clara en las dos generaciones anteriores del modelo.

Mecánicamente, el nuevo Opel Zafira Tourer saldrá inicialmente al mercado con tres mecánicas diésel y dos de gasolina. En lo que respecta a las diésel, éstas estarán basadas en el 2.0 CDTI que ya conocemos del Astra y el Insignia, y ofrecerán potencias de 110, 130 y 165 caballos. En el apartado de motores de gasolina, el fabricante alemán partirá con dos motores 1.4 ECOTEC turbo-alimentados, con potencias de 120 y 140 caballos. Todas las mecánicas se podrán montar con cambio manual o automático de seis relaciones, y vendrán equipadas con tecnología start/stop. Más adelante se presentarán las habituales variantes super-eficientes ecoFLEX, la más prestacional OPC... y las más minoritarias a gas comprimido (CNG) y gas licuado (LPG).

El apartado dinámico no se ha dejado de lado, ofreciendo como opción el interesante sistema adaptativo electrónico FlexRide, presentado en la anterior generación del Astra, y que se adapta automáticamente a nuestra conducción así como a las características y estado de la carretera para optimizar el confort en la medida de lo posible. En este sentido, se puede optar por tres setting diferentes: Standard para conducción normal, un modo Tour donde se prima al confort, y un modo Sport para esos momentos en que queremos pisarle un poco más de lo estrictamente necesario.

Como opción, también podremos optar por el sistema ACC (Adaptative Cruise Control) que nos mantendrá la velocidad de forma automática, y que se ofrece junto al Collision Mitigating Braking (CMB). Éste último se encarga de medir la distancia entre nosotros y el coche que nos precede de forma constante, llegando a frenar el coche de forma brusca si la situación así lo requiere. El abanico de siglas se complementa con el sistema LDW, que nos avisa en caso de que cambiemos de carril sin querer, el sistema TSR de reconocimiento de señales de tráfico o el sistema APA (Advanced Park Assist) que se encarga de facilitarnos la tarea a la hora de aparcar. Como veis, los ingenieros de Opel no han escatimado recursos en cuanto a medidas de seguridad se refiere...

Vía: Opel