MotorFull, presente en el exclusivo salón Top Marques Monaco

El pasado domingo cerró las puertas una nueva edición del exclusivo salón Top Marques Monaco. Con la actualidad repartida a partes iguales entre el salón de Shanghai y el de Nueva York, el tercero en discordia probablemente sea el menos conocido, pero no por eso deja de ser menos interesante. Para empezar, la cita monegasca está reservada únicamente a las marcas más lujosas, así como pequeños fabricantes que difícilmente encontraremos en otros eventos más mayoritarios (léase Ginebra, París o Frankfurt). Por no estar, no estaban ni Mercedes-Benz ni BMW, con lo que os podéis hacer una idea de la exclusividad a la que hago referencia. En su lugar, marcas como Pagani o Koenigsegg compartían protagonismo con el nuevo McLaren MP4-12C o fabricantes más minoritarios como Melkus o los españoles de GTA.

Nada más entrar en el recinto dedicado a los coches (el salón también está dedicado a la alta joyería, a los relojeros más exclusivos y hasta barcos de recreo), Pagani nos daba la bienvenida con el nuevo y espectacular Huayra. A pesar de que el Top Marques Monaco se lleva celebrando desde hace relativamente poco, el interés que ido levantando en este tiempo no ha pasado desapercibido para este tipo de fabricantes; prueba de ello es la presencia del mismísimo Horacio Pagani presidiendo el stand que llevaba su nombre (durante el día se dejó ver por las calles de Monte-Carlo conduciendo un precioso Zonda S plateado). Muy cerca de Pagani estaba Koenigsegg, unos de los rivales más directos de los italianos. La marca sueca llevó al salón su espectacular Agera R, el deportivo que, con 1115 caballos de potencia, está llamado a hacer sombra a ni más ni menos que el Bugatti Veyron.

Una de las marcas que tenía más curiosidad por ver era McLaren. El fabricante británico ha permanecido al margen de las grandes citas, incluyendo el salón de Ginebra, por lo que la expectación creada en torno al nuevo MP4-12C no era poca, especialmente en una ciudad tan dada a los vehículos de estas características como lo es Monte-Carlo. La verdad es que en directo, y especialmente con el color gris que vestía la unidad que trajeron desde Woking, es un coche que pasa bastante desapercibido. Sin duda, le falta algo del carácter que sí tiene, por contra, el Ferrari 458 Italia. No obstante, si el coche en sí brillaba por su discreción, lo que sí que llamó la atención fue el chasis rodante que McLaren también mostraba en su stand, donde se podía apreciar el ligero monocasco de fibra de carbono así como el propulsor y la geometría de las suspensiones.

La Atracción con mayúsculas, no obstante, no fue ningún deportivo ni ninguna berlina de lujo... sino un todo-terreno; o mejor dicho, un camión-todo-terreno. Hablo del Conquest Knight XV, un monstruo blindado de proporciones bíblicas que por su descomunal tamaño, y el hecho de que estaba abierto y la gente se podía subir y bajar a su antojo, se convirtió en uno de los vehículos que más atención recibió a lo largo del fin de semana. A su lado, el no menos espectacular Dartz Prombron L4P Ladies.Only parecía un juego de niños... y eso que se trata del todo-terreno blindado más rápido, potente y caro del mercado. Al lado de estos dos, el Hummer H2 parece un utilitario urbano, en serio.

Las grandes marcas normalmente tienen un papel bastante secundario en el Top Marques Monaco, básicamente porque en la cita monegasca están representados por los concesionarios locales. En este sentido, en el stand de Ferrari no había ni rastro del nuevo FF; mientras que Lamborghini no habría estado ni siquiera presente si no hubiese sido por la anecdótica presencia de un Gallardo LP570-4 Spyder Performante en el stand de una empresa auxiliar. Jaguar, por su parte, no desaprovechaba la oportunidad para enseñar su más reciente XKR-S, la versión más deportiva del coupé británico, mientras que Aston Martin hacía lo propio con el pequeño Cygnet.

Gran parte del protagonismo en este exclusivo salón recae habitualmente en los diferentes preparadores presentes en la cita. Uno de los que no falla nunca es Gemballa, que, tras renacer tras el escándalo que acabo con la vida de su fundador, aprovechó la ocasión para presentar el Tornado y el Mistrale, dos preparaciones que toman como punto de partida el nuevo Cayenne y el Panamera respectivamente. La nota de color, sin embargo, la ponía el espectacular Gemballa Mirage GT en un no menos espectacular color azul mate.

Junto a Gemballa, otro preparador alemán de renombre como MTM presentaba un llamativo R8 cromado en su totalidad, mientras que en la calle no dudaban en ofrecer un "paseo" en un MTM RS6 Clubsport de 700 caballos a todo aquel que estuviese interesado en sus productos. Por su parte, Xenatec presentaba el Cruseiro Coupe, una interesante propuesta basada en el Maybach 57S al que han convertido en un elegante coupé de dos puertas. Algo similar es lo que hicieron en Merdad, un preparador que ha logrado convertir el nuevo Porsche Cayenne en un interesante todo-terreno de tres puertas.

La representación española estaba cubierta con el GTA Spano, marca que también estuvo presente en el pasado salón de Ginebra. Se ha de reconocer que no les fue nada fácil rivalizar con el Pagani Huayra y el Koenigsegg Agera R, dos marcas que prácticamente estaban a banda y banda del stand de los valencianos. Por su parte, la otra marca española presente en el Top Marques Monaco era Identity con el coupé Y2. Se trata de una propuesta que todavía está lejos de ser un producto terminado, y que (se supone que) esconde bajo el capó un potente V12 capaz de rendir 500 caballos de potencia.

En la lista de marcas menos conocidas también figuraba Melkus, un pequeño fabricante alemán que ofrece un biplaza claramente inspirado en el Lotus Exige, y equipado con mecánicas Volkswagen. A su lado, la renovada Noble mostraba el nuevo y espectacular M600, un coche verdaderamente brutal a tenor de lo que se podía ver por las calles del principado, donde una unidad de pruebas no paró de dar vueltas durante todo el día. El premio al coche más feo sin duda se lo llevó Tirrito, una marca que no ha dudado en bautizar su creación con el nombre de Ayrton R. Desgraciadamente, el producto final parece haber sido diseñado por un niño de seis años...

Bastante más interesante era el Marussia B1, un deportivo que compartía protagonismo con el monoplaza de Formula 1 del equipo Virgin. Era la primera vez que lo veía en directo y la verdad es que me parece una propuesta de lo más interesante. Desgraciadamente, no había ni rastro del más radical B2. Por su parte, el Spada Vetture Sport Codatronca Monza compartía protagonismo en la entrada con el Pagani Huayra, lo que lo convertía en casi un coche prácticamente invisible. Sin embargo, las atrevidas líneas de la trasera me parecen de lo más acertadas, especialmente en un producto tan enfocado a la deportividad como éste.

Por suerte, no todo eran propuestas con trope-cientos caballos en al cita monegasca: la cuota "ecológica" quedaba cubierta con el nuevo Exagon Motors Furtive-e GT eléctrico y el Fisker Karma en su versión definitiva de producción. A su lado, modelos menos conocidos como el Keating ZKR, un deportivo británico con potencias que van de los 600 caballos a los 2.200; o el Savage Rivale Roadyacht GTS, una curiosa propuesta holandesa que trata de aplicar soluciones "náuticas" en un elegante deportivo de cuatro plazas, intentaban atraer la atención de los presentes como buenamente podían, lo que no era tarea fácil.

En el exterior, el salón Top Marques Monaco habilitó una zona de pruebas donde los clientes potenciales podían probar los coches dando una vuelta por la ciudad. Allí estaban presentes algunas marcas que se echaban de menos en el interior del recinto: éste es el caso del Aznom Motore Centrale R230, una curiosa propuesta basada en el Abarth 500 al que le han montado el motor en posición central, allá donde deberían ir los asientos traseros. Así mismo, otro de los vehículos presentes fuera y ausentes dentro fue el nuevo De Tomaso Deauville, un coche que gana bastante una vez visto en la calle, pero que sigue sin convencerme.

Como veis, ni rastro de marcas como Mercedes-Benz, BMW o incluso Lamborghini, lo que es una buena muestra de la exclusividad que se respira en esta particular muestra. ¿Lo mejor de todo? Que una vez acaba el salón y te das una vuelta por la ciudad, puedes ver joyas como un Bugatti Veyron Pur Sang, otro Veyron Sang Noir, dos Porsche Carrera GT o tres Mercedes-Benz SLR McLaren. Eso por no hablar de Ferrari, una marca tan común en Monte-Carlo como lo pueda ser un Volkswagen Golf en España. Sin duda, Monaco es como un Disneylandia para adictos al motor.