Se acabaron los rumores: el Porsche 911 GT3 RS 4.0 ya es una realidad

El nuevo Porsche 911 GT3 RS 4.0 Limited Edition ya es una realidad. Después de que, durante las últimas semanas, Teamspeed no haya parado de filtrar material (incluyendo la ficha técnica y el listado de opciones) sobre la última evolución de la generación 997, el fabricante alemán ha decidido coger el toro por los cuernos presentando de forma oficial el tan esperado modelo.

En líneas generales se puede decir que la nueva propuesta del fabricante alemán no defrauda en absoluto. Estéticamente, el nuevo 911 GT3 RS 4.0 no difiere mucho del modelo con el motor 3.8: un alerón de generosas proporciones protagoniza toda la zaga, mientras que en el frontal vemos las únicas novedades que lo diferencian del GT3 RS "convencional": dos pequeños winglets a banda y banda del parachoques, encargados de ofrecer esa dosis extra de adherencia que este tipo de propuestas necesita (193 kilos de apoyo en total, una cifra que no está nada mal).

Sin duda, el color predominante es el blanco (conocido como Carrara White), presente tanto en la carrocería como en las llantas (es de esperar que no sea el único color disponible para este modelo). El contraste lo ponen una banda de color gris oscuro que recorre el coche longitudinalmente, así como la parte inferior de los laterales, donde se puede leer "RS 4.0", el nombre "de guerra" del modelo.

Este es precisamente el punto sobre el que gira todo el proyecto: el motor. Básicamente, se trata del mismo bloque de 4.0 litros de cilindrada que usa el 911 GT3 R de competición (uno de los coches más competitivos en la ya de por sí competida categoría GT2), un propulsor que, para la ocasión, rinde una potencia de 500 caballos, una cifra verdaderamente astronómica para un seis cilindros atmosférico, especialmente si tenemos en cuenta que la versión de carreras se queda en 480 (debido a los obligados restrictores de admisión, deduzco). Esos 50 caballos adicionales respecto el motor 3.8 se han logrado gracias al uso de pistones forjados, bielas de titanio y un árbol de levas heredado directamente del GT3 R. El resultado final es el que es: 500 caballos a 8.250 rpm y 460 Nm de par a 5.750 rpm.

Para el cambio de marchas se ha desechado el PDK de doble embrague por el exceso de peso que implicaba, optándose en su lugar por un manual de seis relaciones que hará de la conducción del GT3 RS 4.0 toda una experiencia. Con estas especificaciones, no es de extrañar que el nuevo GT3 RS 4.0 sea capaz de acelerar de 0 a 100 km/h en 3,8 segundos, alcanzar los 200 km/h en menos de 12... y no parar hasta alcanzar los 310 km/h de velocidad máxima. Parte del mérito también lo tiene el peso del conjunto, que se ha visto reducido hasta los 1.360 kilos (con fluidos) gracias a la incorporación de asientos, aletas delanteras y una tapa del maletero (frontal) realizados en fibra de carbono. Eso por no contar con "las alfombrillas de peso optimizado", signifique eso lo que signifique. La primera generación del GT3 RS se quedaba en 1.375 kilos, 15 de más.

En el interior bi-tono predomina la combinación piel-alcántara tanto en los asientos como en el salpicadero. Los colores, no obstante, son casi tan estridentes como en el caso del GT2 RS, con una combinación rojo-negro que contrasta de forma considerable con la sencillez y la elegancia del exterior. Los asientos, deportivos a más no poder, cuentan con un "RS 4.0" bordado en rojo, un logo que se repite en la parte posterior del habitáculo. Aunque Porsche no pare de recordárnoslo, queda claro: estamos delante del que probablemente sea el Porsche 911 de calle más radical de cuantos se han ofrecido hasta la fecha.

La producción estará limitada a 600 unidades, aunque mucho me temo que se venderán todas como rosquillas tan buen punto se abra el libro de reservas (tal y como pasó con el 911 GT2 RS). Eso si, a 179.000€ la pieza... el mismo precio del 911 Turbo S y un 20% más que el GT3 RS 3.8. No es una mala forma de celebrar la última entrega de la generación 997. Por cierto: por si os preguntáis qué tiempo ha hecho en el Nürburgring, el nuevo GT3 RS 4.0 ha parado el crono en 7:27. En comparación, el GT2 RS marcó un 7:18 (7:24 en manos de la revista Sport Auto), mientras que el GT3 RS 3.8 tan sólo logró un 7:33.

Vía: Porsche