[Salón Ginebra] Opel presenta la versión definitiva del Ampera

Una de las novedades más esperadas en la edición de este año del Salón de Ginebra ha sido, sin duda, el Opel Ampera. El fabricante alemán ha aprovechado la cita suiza para presentar su híbrido de rango extendido en su versión final de producción, después de meses y meses de desarrollo. Tal y como comentamos en la entrada previa al salón, el Opel Ampera comparte muchos de los elementos ya presentados en el Chevrolet Volt. Sin embargo, la propuesta del fabricante alemán cuenta con un diseño más atrevido y futurista, que se caracteriza por unos grupos ópticos delanteros en forma de boomerang que poco a poco se irán incorporando al resto de la gama.

Mecánicamente hablando, el Opel Ampera se caracteriza por contar con dos motores eléctricos y uno térmico de combustión. El primero de los eléctricos, con una potencia de 111 kW (o 150 caballos), es el encargado de mover las ruedas, mientras que el segundo sirve de impulsor o de generador, y se conforma con 55 kW (o 75 caballos). Ambos motores reciben la energía de unas baterías de ion-litio de 16 kWh, con lo que la autonomía en modo totalmente eléctrico se situa entre los 40 y los 80 kilómetros, siempre según las condiciones del tiempo y de la carretera. Cuando la energía acumulada en las baterías baja hasta un determinado nivel, entra en juego el motor térmico de gasolina, de 1.4 litros de cilindrada y 86 caballos de potencia, gracias al cual la autonomía puede llegar hasta los 500 kilómetros. Es lo que se conoce como "rango extendido".

Los modos de conducción pre-establecidos por el fabricante serán cuatro: City, Mountain, Sport y Normal. Cada uno de ellos está adecuado para situaciones de conducción muy concretas, dando mayor o menor relevancia al motor de combustión según la situación lo requiera. En este sentido, una de las diferencias más importantes respecto del Chevrolet Volt es la posibilidad de conectar o desconectar el motor térmico a nuestro antojo, desde el interior del habitáculo. Las prestaciones no son como para tirar cohetes, pero teniendo en cuenta las características del modelo, tampoco se quedan cortas. Gracias a un par de 370 Nm desde parado (una de las principales ventajas de los motores eléctricos), el Opel Ampera consigue acelerar de 0 a 100 km/h en 9 segundos, logrando una velocidad máxima de 161 km/h.

El plan de Opel pasa por vender el Ampera a un precio unitario de 42.900€ en toda Europa. A esa cifra habrá que descontar las ayudas pertinentes que cada gobierno ofrezca para este tipo de vehículos. Es un precio algo caro para un coche llamado a revolucionar las carreteras del viejo continente, aunque para compensarlo, Opel ha dotado su híbrido con un equipamiento de alto nivel. En el interior, tan sólo han espacio para cuatro ocupantes, lo que no deja de ser sorprendente teniendo en cuenta que, por tamaño, el Ampera se sitúa a caballo entre el Insignia y el Astra. Lo más seguro es que este hecho se deba a la instalación de las baterías de ion-litio debajo del piso, con lo que, de esta forma, el espacio de los ocupantes se ve ligeramente penalizado.

Opel afirma que ya cuenta con unas 1.000 solicitudes, la mayor parte de las cuales proviene de la empresa privada. El fabricante alemán, en este sentido, ofrece diferentes formas de financiación y adquisición, que van desde la compra directa hasta el alquiler o el leasing (ideal para empresas). Las primeras unidades deberían llegar a sus nuevos propietarios a finales de año.