Nürburgring podría quedarse sin su popular BMW Ring-Taxi

Sin duda, una de las atracciones más populares que ha ofrecido el Nürburgring a lo largo de los últimos años ha sido el Ring-Taxi. Después de todo, ¿a quien no le apetece dar una vuelta al mítico trazado alemán, con un piloto altamente experimentado al volante (¿os suena una tal Sabine Schmitz?), en nada más y nada menos que un BMW M5, con cada uno de sus 507 caballos de potencia, y adelantando a todo el mundo sin ningún tipo de miramientos? Eso es precisamente lo que el fabricante alemán, a través de la empresa OK Speed Marketing, ha estado ofreciendo en los últimos años, y que de confirmarse las últimas informaciones que publica Bridge to Gantry, un sitio precisamente especializado en el Infierno Verde, podría haber llegado a su fin.

Según apunta la fuente, la empresa que habitualmente ofrece el servicio ha anunciado que a partir de este año, el Ring-Taxi dejará de estar disponible. Al precio de 189€ por cada "viaje" (un precio que se podia dividir entre hasta tres ocupantes), esas vueltas con el BMW M5 eran todo un chollo. Sin embargo, para el fabricante bávaro los números no eran tan interesantes, sino más bien lo contrario. A parte de hacerse cargo de una importante parte del precio (para este año, la empresa OK Speed Marteking ofrece paquetes similares a 349€), también era la encargada de mantener las tres uniades del BMW M5 encargadas de hacer disfrutar a los afortunados clientes del Ring-Taxi.

Y no estamos hablando de un mantenimiento precisamente convencional. Para empezar, las suspensiones se cambiaban cada 5.000 kilómetros, aunque tanto las pastillas de freno como los neumáticos eran revisados y sustituidos en intervalos mucho más cortos. A final de año, para acabar de empeorar las cosas, el BMW M5 es sustituido por una unidad nueva... y vuelta a empezar. En resumidas cuentas, siempre se ha dado por hecho que el fabricante alemán perdía dinero con el Ring-Taxi, y visto el plan de mantenimiento, la verdad es que no me extraña.

La razón del cierre del servicio, pues, no hay que buscarla tanto en el clima enrarecido que se respira últimamente en el Nürburgring, ni la crisis provocada por una gestión deficiente, sino a un sencillo problema de coste-beneficio e inversión en publicidad. A BMW, sencillamente, no le salen los números. Sin embargo, parte de la culpa también la podría tener el nuevo (y polémico) organismo de gestión, que en los últimos meses ha subido las tasas y royalties que toda empresa ha de pagar si quiere trabajar en algo vinculado con el circuito alemán.

De momento, no se ha anunciado ningún servicio ni ninguna marca interesada en recoger el testigo dejado por BMW, aunque el circuito alemán sigue contando con varias pequeñas empresas que se dedican a ofrecer este tipo de servicios. No obstante, el precio seguramente será bastante más caro que los 189€ que pedía BMW por su servicio, un precio que, a más a más, podía dividirse entre tres ocupantes. De momento, la empresa OK Speed Marketing ofrece vueltas en un Porsche 997 GT3 de 415 caballos por 349€, un precio que baja hasta los 195€ si optamos por subirnos en un Mini Cooper S JCW de 211. No es lo mismo que un BMW M5, aunque menos da una piedra...

Vía: Bridge to Gantry