Lo mejor (y lo peor) del Salón de Ginebra (y II)

Continuemos con el repaso a lo mejor que ha dado de sí el Salón de Ginebra, tras la primera parte que publicamos el pasado viernes. En esa entrada os hablé de lo mejorcito que ofreció la muestra suiza, con el Aventador, el Huayra y el nuevo FF como principales protagonistas. Hoy quiero hablar de coches más mundanos, de fabricantes más generalistas; los que, a la postre, nos afectan de una forma más directa.

Creo que no iría muy desencaminado si dijese que el denominador común en todos los stands de las marcas generalistas han sido los vehículos híbridos, amos y señores de todos los titulares. Uno de los más esperados ha sido, sin duda, el Opel Ampera, presentado finalmente en su versión definitiva de producción. Con dos motores eléctricos y uno de combustión, este hibrido de rango extendido tiene una autonomía de 40-80 kilómetros en modo totalmente eléctrico, y hasta 500 kilómetros una vez entra en funcionamiento el motor térmico. Junto al Ampera, el protagonismo en el stand del fabricante alemán lo compartía el nuevo Opel Zafira Tourer Concept, un anticipo muy cercano a la producción que nos avanza lo que será el futuro monovolúmen de la marca.

Al lado de Opel estaba Subaru, una marca que contaba con tres importantes novedades en la cita suiza. Por un lado, tenemos el Trezia, un pequeño utilitario que debutaba de forma oficial en Europa. Sin embargo, toda la atención del stand del fabricante japonés recaía en dos modelos, el Subaru Impreza Concept, con un diseño francamente limpio y atractivo; y el conocido popularmente como Toyobaru, el deportivo asequible de tracción trasera que han desarrollado de forma conjunta con Toyota. Desgraciadamente, lo que pudimos ver en Ginebra era una carcasa de plástico (eso si, que dibujaba la forma que tendré el futuro coupé de la marca) donde se podía ver la configuración mecánica del modelo: motor delantero, tracción trasera.

Los que sí que habían hecho los deberes fueron los de Toyota, que en su stand presentaban el Toyota FT-86 II Concept, una evolución del primer concept del Toyobaru, mucho más cercano a la versión definitiva de producción que, si todo va bien, debería ser presentada a lo largo de este año. Toyota era una de las marcas que más novedades presentaba en la cita suiza: al FT-86 II Concept se sumaba el debut europeo del Toyota Prius+ monovolúmen, el Toyota Yaris Hybrid, el Toyota Prius Plug-in Hybrid, el Toyota iQ EV eléctrico, etc. Como veis, el denominador común es la tecnología híbrida y eléctrica, signo identitario de los últimos modelos del fabricante japonés.

Siguiendo con los japoneses, Nissan presentaba el Nissan Esflow Concept, una propuesta basada en el Juke con un diseño francamente atrevido y que recuerda al coupé 370Z; mientras que Infiniti hacía lo propio con el Infiniti Etherea Concept. Hablando de concepts, en Mazda no quisieron desaprovechar la oportunidad para mostrar su espectacular Mazda Shinari Concept, una berlina deportiva de línea elegante que ojalá recibiera la luz verde y pasara a producción.

Al lado de los japoneses de Toyota se encontraba Renault, una marca de sobras conocida por los concept cars con los que habitualmente intenta sorprender en los salones donde va. Esta vez, las propuestas de los franceses tenían nombre propio: Renault Captur y Renault R-Space. Ambos compartían protagonismo en un stand donde lo ecológico también tenía su peso específico: junto a ellos, los franceses presentaban la versión de pre-producción del Zoe eléctrico, así como una interesante propuesta de coche ecológico asequible, el Twizy. El Renault Wind Gordini daba el toque de color en uno de los stands más concurridos de la feria.

Citroën, por su parte, presentaba el Citroën DS4 en diferentes versiones especiales. Junto a ellos, también hacía su debut europeo el espectacular Citroën Metropolis, un concept que bien podría considerarse una berlina de representación al más alto nivel. Peugeot, por su lado, no dejó pasar la ocasión para presentar el Peugeot 908 con el que pretenden recuperar el cetro en las 24 horas de Le Mans. Junto al coche de competición, los franceses también mostraban el nuevo Peugeot 308, el qual ha recibido un importante lavado de cara, incorporando los últimos rasgos estilísticos de la marca al popular compacto francés.

Una de las marcas que más han dado que hablar en el Salón de Ginebra es, sin duda, Lancia. El fabricante italiano se reinventa para el mercado europeo con los nuevos Lancia Thema, Lancia Flavia y Lancia Voyager, tres modelos que no son más que el Chrysler 300, el Chysler 200 y el Chrysler Grand Voyager que actualmente se comercializan en los Estados Unidos, a los que se les ha cambiado la calandra frontal y el diseño de las llantas. Y para de contar. Es la muestra más clara de la fusión "de facto" que han llevado a cabo FIAT/Lancia con el gigante nortamericano Chrysler. Junto a ellos, el nuevo Ypsilon hacía su particular debut en tierras suizas, con un diseño más atrevido que la generación anterior, pero sin romper con el clasicismo habitual de los modelos del fabricante italiano.

FIAT, por su parte, hacía lo propio con el FIAT Freemont, versión europea de lo que en Estados Unidos se conoce como Dodge Journey. Sin embargo, en el stand italiano todos los flashes se los llevó el nuevo FIAT 500 Coupé by Zagato, una interesante propuesta diseñada por Zagato y que, de momento, es tan sólo un concept. Hablando de coches pequeños, no podemos olvidar el Mini Rocketman, el primer utilitario que verdaderamente hace honor a su nombre desde que BMW se hiciera con los derechos de la marca británica. Con unas medidas a caballo entre el Mini actual y el original de Isaac Issigoniss, el Rocketman es la respuesta al Toyota iQ y el Smart ForTwo.

Hablando de Smart, los alemanes no desaprovecharon la ocasión para presentar el Smart ForSpeed, una variante eléctrica y a techo descubierto del popular utilitario urbano de Daimler, que por no tener no tiene ni puertas ni parabrisas. Viendo las prestaciones, la verdad es que la speed no aparece por ningún lado, pero en Smart no han tardado ni dos segundos en defenderse diciendo que el término responde al sistema Electric Drive. De ahí el ForSpeED. Sí, claro.

Uno de los retornos más esperados fue el de De Tomaso. Los italianos, de la mano de Gian Maria Rossignolo, han recuperado la firma italiana y han llegado a la conclusión de que no hay mejor forma de regresar que con un crossover premium al que han llamado De Tomaso Deauville, en honor a la berlina que los años 70. Por desgracia, el Deauville brilla precisamente por romper con todo lo que ha sido De Tomaso a lo largo de su historia. Con una estética que logra lo imposible (eso es: hacer que el Serie 5 GT de BMW sea un coche bonito en comparación), mucho me temo que tal como han llegado, volverán a irse por la puerta de atrás. Lo que es verdadera una pena.

La marca histórica a la que sí le van bien las cosas es Bentley. Después de batir el récord de velocidad sobre hielo con Juha Kankkunen al volante, los británicos han aprovechado la ocasión para presentar una versión muy especial del modelo con el que batieron la marca, al que han llamado Bentley Continental Supersports Convertible ISR. Por su parte, Jaguar presentaba, vía Bertone, un interesante concept (con su correspondiente y más interesante si cabe versión de carreras) que marcará el camino al futuro sustituto del fallido X-Type, un modelo pensado para rivalizar con el BMW Serie 3. Llamado Jaguar B99 Concept by Bertone, la propuesta de los italianos cuenta con un diseño genial, muy agresivo pero sin perder la elegancia que se le supone a los modelos fabricados por Jaguar.

El fabricante sueco Saab, con Jason Castriota como jefe de diseño al frente de la marca, presentaba algunas novedades interesantes, como el todo-terreno 9-4X, el familiar 9-5 SportCombi, y un concept muy atrevido, al que han llamado Saab PhoeniX, que podría ser un anticipo de la estética que seguirán los futuros modelos de la marca. A mi personalmente no me gustó absolutamente nada, prefiero el Saab Aero-X presentado hace un par de años, y que contaba con un diseño menos estridente. Siguiendo con los suecos, el Volvo quisieron aportar su granito de arena a la "ecología automobilística" con el Volvo V60 Plug-In Hybrid, el primero modelo híbrido de autonomía extendida del fabricante nórdico, llamado a rivalizar de tú a tú con el Opel Ampera, la hasta ahora referencia de la (recién estrenada) categoría.

Finalmente, no podemos cerrar este repaso a lo mejor que ha sado el Salón de Ginebra sin hablar de SEAT y su espectacular SEAT IBX Concept. Pensado como un anticipo de la tendencia que marcará el diseño de los futuros modelos de la marca, el IBX Concept es un crossover basado en el Ibiza, con un diseño muy limpio y agradable, así como unas proporciones muy bien resueltas. Aunque de momento se ha de reconocer que todavía es "muy concept", no sería descabellado pensar en una variante del Audi Q3, aprovechando que éste se fabricará en la factoría que SEAT tiene en Martorell.

Como veis, ha sido una edición donde ha habido prácticamente de todo, con propuestas al gusto de todos y donde nadie ha quedado insatisfecho. Desde deportivos como el Lamborghini Aventador LP700-4 hasta propuestas más humildes como el Toyota iQ EV, todo el mundo ha tenido su sitio, y en MotorFull os hemos querido hablar de ello.