El “d3o gel” revolucionará muy pronto la seguridad pasiva en los automóviles

La fibra de carbono o el mismísimo Kevlar podrían tener los días contados muy pronto con la aparición de un nuevo tratamiento que pulverizará todo lo acontecido hasta el día de hoy en materia de seguridad pasiva en nuestros coches. Este material llamado d3o gel ya existe actualmente y esta distribuido en numerosos instrumentos útiles por todo el planeta, pero gracias a la investigación y al interés del mercado podría formalizar un uso más importante y cualitativo a nivel mundial en los proximos años.

Si esta nueva tecnología apareciese finalmente en las proximas descadas en los utilitarios de serie, podrían reducirse de forma contundente las consecuencias en los accidentes mortales. Este gel ha sido inventado y desarrollado por parte de unos químicos de un laboratorio británico de ingeniería, y para que ustedes lo entiendan, este gel viscoso dilatante tiene la capacidad de endurecerse al instante cuando algo le impacta de forma violenta, y cuando digo de forma violenta quiero decir que tiene la posibilidad de absorber y detener el desplazamiento ofrecido por una bala o toda la energia cinetica ocasionada en un accidente frontal.

Creo que no es el caso de imaginarse un coche enmasado literalmente en plastelina, pero si se revistieran ciertos lugares como la jaula del habitáculo ayudarían a que el accidentado pudiese estar más protegido que nunca. Este material se esta empezando a introducir en pruebas militares británicas, ya que sus condiciones de flexibilidad y ligereza determinan un uso más seguro y practico que los chalecos antibalas convencionales de kevlar.

Actualmente, este material se está dando a conocer a pasos agigantados y ahora se puede apreciar en ciertas carcasas de teléfonos móviles, petos, guantes y coderas de motocross o esquí. La marca de automóviles japonesa, Mazda, se ha puesto manos a la obra con el departamento de I+D y muy pronto comenzaran las pruebas con este material, la idea inicial es revestir los asientos, la silla del bebe y ciertos lugares del chasis como del habitáculo.

La innovación que conyeva el gel d30 es fascinante y augura grandes resultados en el futuro. Sus aplicaciones en un coche son inlimitadas para proteger a sus ocupantes.

Explicaba confiado y con garantías el encargado de Maza Europa del I+D, Peter Birtwhistle. A continuación muestro un breve vídeo donde se puede observar la resistencia que ofrece el gel D3o cuando se le golpea fuertemente.

Vía: Motor Authority