Bugatti Veyron Super Sport despiezado por Top Gear

Los estimados lectores de Motorfull determinaron que el Bugatti Veyron Super Sport debía ser el mejor automóvil del año 2010, como sabemos está caracterizado como el coche de calle más rápido del mundo y cualquiera puede adquirir esta máquina si la cartera se lo permite. Ahora, los miembros del programa automovilístico más reconocido del Reino Unido han escogido este deportivo del grupo VAG para destapar gran parte de su conjunto.

Si hacemos un poco de memoria en competición, recordaremos que el ex piloto colombiano de Fórmula uno Juan Pablo Montoya consiguió establecer en el año 2005 el record de velocidad punta durante el desarrollo de un Gran Premio con un McLaren, concretamente en el circuito de Monza donde alcanzó los 372,6 km/h en el speed trap. Cuanto menos es una cifra estratosférica para un monoplaza con carga aerodinámica y adaptado mecánicamente a las exigencias del trazado, pero si hablamos de Veyron Super Sport nos viene a la cabeza sus 1.200 caballos capaces de "trotar" a 434 km/h.

Este deportivo que tiene enamorado a todo el estudio de Top Gear, ha sido sometido a una intervención en la que se a diseccionado parte de su estructura superficial y de muchos de sus elementos internos y embellecidos. Elevado sobre cuatro brazos hidráulicos en bancada podemos observar su chasis desnudo y gran parte de los componentes mecánicos, aunque en las fotos que nos han ofrecido no se obtiene una gran potencia visual por motivos obvios, podemos disfrutar de algunas importantes escenas.

Digno de destacar la ubicación y el gran tamaño de los radiadores laterales, capacitados y altamente desarrollados para refrigerar la "sangre" proveniente de los dieciséis cilindros. Bajo toda la carrocería se esconde una sólida pieza de carbono que formaliza el fortalecido esqueleto del Super Sport, su gran catalizador como el silenciador que ahora predomina a media altura delata que los 16.4 litros del cubicaje del bloque motor son un infierno de combustión y potencia.

La tapa de balancines ofrece la posibilidad de comprender su capacidad estructural interior, un motor térmico excepcional recubierto por un armazón de titanio y manganeso. Su interior despierta su auténtica virtud de competición y lujo, dejando al aire libre un molde de fibra de carbono que un día fue cocido para dar forma a una autentica máquina que obedece como único adjetivo a la velocidad. En su parte posterior aparecen bien visibles las dos salidas dobles del escape, cada pareja espira los residuos de la combustión de sus correspondientes ocho cilindros.

Creo que el Bugatti Veyron Super Sport puede ser el coche más impresionante que he conducido. Es el coche más rápido y sin embargo puede utilizarlo cualquier persona después de haber tenido un Fiat Panda. Lo sé a ciencia cierta, porque lo hice.

Comentaba el presentador de Top Gear, James Daniel May. Quien está conforme con el trabajo realizado y enamorado de las experiencias vividas en él.

Vía: Top Gear