El Ampera no estará solo, tendrá hermanos

Parece que en Opel no sólo tienen grandes esperanzas en el Ampera, sino que irán más allá. Y es que parece claro que, como estamos viendo últimamente, el segmento de los coches híbridos y eléctricos, se está multiplicando. Y de qué manera. Por lo visto, Opel tiene previsto sacar toda una familia de vehículos eléctricos (se estiman que serán unos tres), y que llegarán al mercado durante los próximos cinco años.

Además, se estima que estos nuevos modelos podrían fabricarse en Gran Bretaña, y más concretamente en la factoría que tiene la General Motors en Ellesmere. De hecho, el propio presidente de General Motors para Europa, Nick Reilly, confirmó que la primera generación de los Volt/Ampera, serán construidos en Detroit hasta el año 2015, hasta que llegue la segunda versión (en la que General Motors ya está trabajando desde hace algunos meses) del mismo, y que presumiblemente acabaría fabricándose en el Reino Unido. cuando la versión de segunda generación - que GM ya está en desarrollo - entrará en funcionamiento. Y es que en declaraciones recientes de Nick Reilly, dijo que:

Una vez llegado el momento, tendrá sentido tener varios sitios de producción para modelos de la misma familia que los Volt y Ampera. Es por ello que, necesitaremos una de nuestras fábricas que en Europa, y estoy muy ansioso por que sea la fábrica de Ellesmere Port.

Además, Nick Reilly puso de manifiesto que la familia del Opel Ampera crecerá en el 2015. En un principio podríamos tener un Ampera de similar tamaño al actual Opel Astra, otro modelo algo más largo que el Ampera (un tanto más familiar) y un crossover preparado para cinco personas. Siendo este último modelo, algo similar. Este último, tendría un estilo similar a los Chevrolets.

Estos nuevos modelos, podrían ser vendidos bajo la sub-marca Ampera, del mismo modo que algunos híbridos de otras marcas establecen sub-marcas. Sin embargo, esto no significa que la calidad y el coste difiera del actual Ampera. Más bien lo contrario. Y es que General Motors se está anticipando a la demanda del mercado, y puesto que los componentes constarían menos que la actual y primera generación del Ampera, Nick Reilly afirmó que:

Estamos anticipando hasta un aumento del 50% en el coste de los componentes eléctricos para los sistemas de propulsión que derivarán de la familia del Ampera, así como para su segunda generación.

De esta forma, se ahorrarían costes de producción a largo plazo. Y para que os hagáis un idea, si el Ampera de primera generación cuesta en torno a unos 43.000 €, y los coches de segunda generación podrían costar entre 6.000 y 9.000 € menos que la primera generación, según Reilly. Veremos si a final tendremos estos tres nuevos modelos para los Ampera de segunda generación, pero nos alegramos que GM tome medidas para abaratar los costes de producción para futuros modelos que deriven del Ampera.