Multa de escándalo para un canadiense cazado a 200 km/h en su Ferrari

Hasta hace poco, saltarse los límites de velocidad en España venía a ser algo así como un regalo para la gente más adinerada. Con multas iguales para todo el mundo, sin tener en cuenta la renta o el salario anual, e independientemente de si el coche "cazado" era un Citroën AX o un Ferrari Enzo, las sanciones para la gente más rica, en proporción a lo que ganaban, eran en la mayoría de los casos simple calderilla. Las cosas, sin embargo, empezaron a cambiar con la entrada en vigor del carnet por puntos y el endurecimiento del Código Penal respecto a las infracciones en la vía pública. Ahora ya no es cuestión de pagar la multa y listos - ir deprisa tiene sus consecuencias, y una de ellas puede ser quedarse sin carnet.

Canada, por lo que se ve, ha ido un poco más allá. Hace poco un individuo fue cazado mientras circulaba con su Ferrari 430 Scuderia a 200 km/h en una zona limitada a 60. Junto a él, otro "civilizado" conductor haciendo lo propio con un BMW M6. Y para rematar la jugada, ambos coches casi que se llevaron por delante a una mujer que paseaba con sus dos hijos. Visto el panorama y la gravedad del delito, la justicia en el estado de la Columbia Británica no se ha andado con miramientos: ambos coches fueron confiscados y serán vendidos en subasta.

La situación me recuerda a la de un padre que decide quitarle el juguete a su hijo después de que éste haya hecho una trastada. Sólo que en este caso, el juguete está valorado en casi 200.000.- €. La nueva normativa se ha venido aplicando desde 2006, siendo el Ferrari 430 Scuderia el coche de más valor incautado hasta la fecha. Un coche, por cierto, que ya ha sido adjudicado a un concesionario local, mientras que el BMW M6 será subastado en breve. Imaginaros la misma situación el otro día cerca del circuito de Monticello. Un centenar de deportivos multados: Ferraris Lamborghinis, Porsches. Un drama, vamos.

El caso del Ferrari era algo más complejo. El coche estaba a nombre no sólo del infractor, sino también de un pariente suyo. Éste se llevará el 50% de lo que se consiga por el modelo italiano, mientras que el infractor tan sólo se llevará el 30% de la parte sobrante. El caso del BMW M6 es más sangrante si cabe: el dueño se llevará el 30% de lo que se consiga en la subasta. El resto, para las arcas del Estado. A eso se le llama una sentencia ejemplar.

El fiscal general, Rich Coleman, lo explica de una forma bastante clara:

Nuestras leyes actualmente están enfocadas a confiscar los coches de los conductores irresponsables, antes de que éstos causen algún daño. Son ellos los que, en el fondo, no demuestran ningún tipo de respeto por la seguridad de ellos mismos ni del resto de personas en nuestras carreteras.

Como he dicho en el primer párrafo, la verdad es que no es del todo justo que todo el mundo pague lo mismo por las multas de tráfico, independientemente de la renta anual o del salario que cobre el infractor. En países como Suecia o Finlandia, este sistema se viene utilizando desde hace algunos años con bastante éxito. No obstante, por si acaso, prefiero no empezar a darle ideas a Pere Navarro, el director de la DGT, no sea que se le ocurra aplicar un sistema similar en España. Por suerte, en nuestro país las cosas funcionan de un modo distinto.

Fuente: CNews vía Autoblog | Foto: Carlatest