Llega la GT Academy a USA con la llegada del GT5

Ya hemos hablado alguna vez de la GT Academy, una competición que empezó hace un par de años de la mano de SONY y Nissan a través del juego GT Prologue. La competición trataba de realizar la mejor vuelta con el juego, en la que seleccionaban a los primeros de la lista para unas pruebas reales en Silverstone. Esta competición se limitaba tan sólo a Europa, y al ganador le daban la oportunidad de correr con un Nissan 350z (ahora un Nissan 370z) de competición. El más conocido sin duda es Lucas Ordoñez, piloto español que actualmente participa en muchas pruebas tras haber tenido una participación magnífica en la carrera de premio de la GT Academy (para que luego digan que no se puede hacer carrera con estas cosas).

Ahora, con la llegada del GT5 el próximo 24 de Noviembre (si, por fin tiene fecha oficial) se pone en marcha la parte final de la maquinaria de marketing, y una de las partes consiste en ampliar la GT Academy al territorio norteamericano. En principio parece que el estilo de la competición seguirá siendo el mismo, una batalla por las vueltas más rápidas. Serán seleccionados los 32 pilotos más rápidos, que lucharán en una competición en vivo por tan sólo 16 plazas para pasar a la segunda fase.

En la segunda fase se pondrán a prueba sus habilidades como pilotos con coches reales. Durante un periodo de tiempo aun no determinado, estos 16 finalistas estarán dentro de un campo de entrenamiento por llamarlo así, donde serán sometidos a distintas pruebas de habilidad, muchas de ellas a los mandos de un Nissan 370z o un Nissan GT-R. Además será retransmitido a modo de reality en el canal SPEED. El ganador pasará a la fase 3, que consistirá en un entrenamiento profesional para formar parte del equipo oficial que formarán, y participar en diversas competiciones y carreras. Sin duda el ganador disfrutará de un gran cambio en su vida, mientras que los demás, aunque no hayan ganado, habrán podido vivir la experiencia.

Sobre esta iniciativa algunos sabréis mi opinión al respecto. He escrito varias veces sobre otros simuladores porque me gustan y porque creo que, teniendo en cuenta que es un juego y no es la vida real, tiene beneficios tangibles como conductor. Pero la verdadera historia es saber que hay oportunidades para gente que realmente podría competir al máximo nivel, pero que por unas razones u otras no ha podido dar el paso. Pero sigo pensando que en España estamos muy faltos de esas iniciativas, que bastante falta nos hacen. En cuanto al territorio americano desconozco la situación. ¿Qué nos podéis contar vosotros, nuestros lectores de América latina, sobre estas iniciativas?

Vía: Autoblog