¿Si eres bueno en los simuladores lo serías en la realidad?

La eterna pregunta, la que muchos de nosotros hemos pensado. Con lo bien que se me dan los simuladores podría hacerlo de fábula en un circuito de verdad, con un Ferrari de verdad. Pero la realidad es, salvo muy pocas propuestas por compañías en destapar pilotos, que no te mueves de la silla de tu casa, de tu volante y de tu monitor. ¿Pero qué pasa cuando eres el mejor piloto del mundo virtual?

Greger Huttu es un Finlandés de 30 años al que le apasiona jugar a simuladores por Internet. Lleva haciéndolo años y lo hace de la mejor manera posible. Durante años ha corrido y ha ganado prácticamente cada carrera que ha disputado, con cada coche y circuito que ha tocado. Sus estadísticas en iRacing hablan por si solas: 93 carreras disputadas y 87 carreras ganadas. Esto es casi un 94% de victorias. 88 poles, 2385 vueltas liderando la carrera de 2631 vueltas totales. Y así podríamos seguir, y esto es solo en iRacing.

Tras su última victoria y coronarse como campeón de la categoría máxima del iRacing, y tras ganar 10.000$ por ello, los chicos de Top Gear se han fijado en él. Se pusieron en contacto con él y prepararon el siguiente test drive. Alquilaron el circuito de Road Atlanta, junto a un Star Mazda, el coche más usado por Huttu en iRacing. El Star Mazda lleva el motor rotativo del Mazda RX8, con 260 cv y un peso de 607 Kg, junto a una caja secuencial de 6 velocidades. Es un buen aparato.

La finalidad del test era simple; Comprobar si se le daría tan bien en la realidad como en los simuladores. Y el resultado fue de lo más satisfactorio. Huttu consiguió rodar a 4 segundos del ritmo de cabeza de los ganadores, ¡en su cuarta vuelta! Nunca antes había conducido un coche de competición, ni nunca antes había pisado ese circuito, salvo en el simulador. Como veis, realmente sirven los simuladores, y están llegando a unos niveles de sofisticación realmente increíbles, en los que se está recreando la realidad cada vez más.

Pero no todo es igual ni es bonito. Mientras que tu estás en la comodidad de tu casa, Fernando Alonso entrena, y ese cuello toro no lo tiene por casualidad. Y al pobre Huttu le sentó mal la experiencia a las pocas vueltas, sobretodo en un circuito como Road Atlanta. Es un circuito con muchas subidas bruscas y muy estrecho, y se le revolvió todo, hasta tal punto que bueno... tuvo que volver a boxes a limpiar el casco por dentro. Después de un rato y unos cuantos analgésicos volvió a subirse al coche y siguió rodando, completando 15 vueltas en total antes de que su cuerpo dijera basta.

Como veis, las habilidades para conducir un coche de carreras se pueden adquirir en gran medida con simuladores, pero si tu intención es correr de verdad, no descuides tu físico.

Vía: Top Gear
Imagen: Simdrivers