¿Quieres ver un buen simulador? Mira como se las gastan en Lexus

Simulador de Lexus

Si los vídeos que hacen en RedBull y Toro Rosso antes de cada circuito con su simulador os parecen cosa fina, no os podéis perder el que se ha montado Lexus en su fábrica. Desde luego le da mil vueltas a cualquier otra cosa que haya visto, por la inmersión, la capacidad de movimiento y el coste descomunal que debe tener...

Siguiendo la frase de "si haces algo, hazlo a lo grande", los de Lexus han tirado la casa por la ventana, y creo que les cabría dentro de su simulador la verdad. Se trata de una gran sala que parece más una fábrica que un simulador. En el suelo se ven unos raíles, y justo encima una pasarela que se puede mover hacia delante y hacia atrás. Sobre esa pasarela encontramos otra, que es capaz de moverse hacia delante y hacia atrás por esa misma pasarela, o lo que es lo mismo, el conjunto puede moverse hacia delante y hacia atrás, hacia la izquierda y hacia la derecha. Y encima de esa última pasarela encontramos una cúpula que se une al suelo mediante 6 brazos hidráulicos, como los vistos en otros cockpits con movimiento.

Si ya con asientos que se mueven en el propio sitio puede ser divertido conducir, con uno en el que además te mueven realmente se convierte en una sensación muy inmersiva, pero aquí no acaba la cosa. Dentro de la cúpula se encuentra un modelo real de un Lexus, el que quieran probar. El conductor se debe sentar en el coche de verdad y jugar a conducir, mientras que en simulador se reproduce en los 360º de la cúpula. Y mientras el de dentro se divierte, fuera se monitoriza absolutamente todo, con la intención de aprender más acerca de las conductas al volante.

Esto se consigue gracias a que buscan a personas de fuera de la compañía. Personas normales de la calle que acceden a conducir un rato en este pequeño juguete. Buscan gente de distinto perfil. Gente joven, gente mayor, a otras personas las hacen conducir por la noche estando cansadas, etc. Lo bueno es que les ayuda a encontrar patrones y repetir las pruebas las veces que quieran, mejorando sus sistemas de seguridad activa de una forma más natural para los conductores.

Sin duda a mi no me importaría darme una vuelta en ese cacharro.