El final de los Ferrari 458 a la parrilla puede estar cerca

Según parece, Ferrari se ha puesto las pilas en analizar el problema de los fuegos espontaneos en sus flamantes (o flambeantes...) 458 Italia. Según reporta un propietario, ha recibido una carta de Maranello en la que se indica al propietario que, debido a una mala aireación de los vapores del tanque de combustible, es posible un riesgo de incendio debido a su proximidad con el motor. Esto, más allá del hecho de solucionar el problema, indica que es un error en el diseño más que una negligencia de los conductores.

Es un alivio para los propietarios saber que no ha sido culpa suya (al menos en parte) el que su coche salga ardiendo. El caso es que la solución parece bastante simple. Se trata tan sólo de sustituir un pequeño conducto de ventilación; Este conducto canaliza mejor el flujo de aire que sale del tanque de combustible, permitiendo que los vapores se liberen al aire del exterior del vehículo en vez de entrar en el interior del vano motor.

Como se puede ver en las fotografías, en la pieza original sólo hay una pequeña ranura de ventilación justo en la base de la pieza, mientras que en la nueva pieza las ranuras de ventilación son unas cuantas, ayudando a evacuar un flujo mayor de gases. Si dentro de un mes no tenemos otro Ferrari carbonizado significa que la solución ha funcionado. Ahora... ¿qué pasará con los propietarios que se han quedado sin coche? Por el bien de los dueños y de Ferrari, deberían reponer esas unidades. Al menos han sido bastante honestos en este asunto.

Vía: teamspeed