El Bentley Continental GT se renueva

Bentley presentó ayer oficialmente su "nuevo" Continental GT. Y pongo nuevo entre comillas porque después de ver las primeras imágenes, no he podido evitar preguntarme que había de nuevo en el "nuevo" Bentley: desde un punto de vista estético, el Continental GT es prácticamente idéntico a la anterior generación. Leyendo el comunicado de prensa, no obstante, uno se da cuenta de que el nuevo Bentley incorpora más mejoras de lo que parece en un primer vistazo, en especial la introducción, a partir del año próximo, de un nuevo motor V8 de 4.0 litros de cilindrada, que probablemente hará un poco más sostenible la conducción del deportivo británico.

Bentley insiste en que el nuevo Continental GT es un coche completamente nuevo, no un simple restyling. A pesar de que las similitudes con la anterior generación son bastante significativas, el nuevo Continental GT cuenta con más cambios de los que parece a primera vista. La parrilla tiene una posición más vertical, y las ópticas cuentan con luces LED de día que rodean los faros de xenon. En la parte trasera, el portón del maletero ha sido rediseñado por completo así como las luces posteriores, una nueva imagen que viene reforzada por unos pasos de ruedas más ensanchados, especialmente en la parte trasera gracias a un diseño de "doble herradura", ya introducido en el Bentley Mulsanne.

En general, estamos hablando de un diseño más aerodinámico que el de la generación anterior, con un coeficiente de penetración que se ha visto reducido hasta 0,33 Cd gracias al trabajo intensivo en el túnel de viento. Asimismo, los ingenieros también han logrado reducir la pérdida de apoyo a altas velocidades, dotando al nuevo Continental GT de un aplomo y seguridad sensiblemente mejores a los de la generación pasada.

En el interior, lujo y deportividad a partes iguales con unos acabados artesanales de primer nivel. Los asientos "Cobra" prometen un nivel de confort y sujeción mucho mejores que los de la anterior generación. Unos asientos que pueden encargarse con sistema de ventilación incorporado, o hasta con un sistema de masaje con 10 células independientes para hacer la vida del afortunado propietario todavía más placentera si cabe. En las plazas traseras, se ha aumentado en 46 mm el espacio para las piernas de los ocupantes. La guinda en el pastel la pone un sistema con pantalla táctil de 8 pulgadas, que permite operar el equipo de sonido, el teléfono, los diferentes ajustes en suspensión y el confort, así como un avanzado sistema de navegación compatible con Google Maps.

Las principales novedades, no obstante, son las que no se ven, pues están debajo del capó. El motor es el mismo W12 de 6.0 litros de cilindrada que ya aparecía en la generación anterior, aunque la potencia se ha visto incrementada hasta los 575 caballos, con un descomunal par de 700 Nm, marca de la casa. El que, según Bentley, es el V12 más compacto y moderno del mercado, ha visto reducidos sus consumos y niveles de emisiones en un 15% gracias a la incorporación de la tecnología FlexFuel que ya se introdujo con el Bentley Super Sports: gracias a este sistema, el Continental GT puede circular con gasolina, con bioetanol E85, o con cualquier combinación de los dos, sin ningún problema y con un tanque único de combustible.

La novedad más importante viene de la mano de un V8 de 4.0 litros que Bentley ha desarrollado con la colaboración de Audi, y que no aparecerá hasta 2011. Se fabricará en la factoría británica de Crewe, y se situará como un motor de acceso a la gama, por debajo del W12. Este motor ofrecerá un nivel de emisiones un 40% inferior al de la mecánica de 12 cilindros, una cifra ciertamente significativa, que nos da una muestra del esfuerzo que el fabricante británico está haciendo para mejorar la eficiencia de sus modelos.

El nuevo Continental GT contará con tracción integral a las cuatro ruedas cortesía de Audi, aunque a diferencia de la anterior generación, que estaba tarado al 50-50, la actual generación contará con un diferencial central un tanto más deportivo, con un reparto de potencia de 40-60 hacia el tren trasero, lo que acentuará la deportividad del modelo, mejorando sensiblemente las sensaciones al volante. La transmisión será la misma Quickshift automática de seis relaciones que ya usaba la generación anterior, aunque convenientemente reforzada para soportar el incremento de potencia. Lo más destacable, no obstante, es que el tiempo de cambio entre relaciones de ha visto reducido a la mitad, necesitando tan sólo 200 milisegundos para pasar de una marcha a otra.

Con un peso que se ha reducido en 65 kilos gracias al uso de materiales más livianos (aunque el peso sigue sin bajar de las 2,3 toneladas, que no es poco), unido a un incremento de potencia de 15 caballos y 50 Nm de par, el nuevo Continental GT tan sólo necesita 4.4 segundos para alcanzar los 100 km/h, siendo la velocidad máxima de 318 km/h.

Estamos hablando, pues, de un Gran Turismo capaz de alcanzar prestaciones de auténtico superdeportivo, sin tener que renunciar a un altísimo nivel de lujo y refinamiento. Se trata de un Continental GT mucho más dinámico y deportivo que la anterior generación, y que en un año se verá complementado con una versión "de acceso" que equipará un 4.0 V8, y que a buen seguro será todo un éxito de ventas. No obstante, probablemente un diseño no tan conservador hubiese levantado algo más de expectación. Y es que, a pesar de contar con numerosas mejoras que afectan sobretodo al apartado dinámico, es difícil quitarse la idea de la cabeza de que lo que tenemos delante, no es más que el mismo Continental GT de siempre, con un ligero lavado de cara.

Vía: Autoblog