Un ingeniero de Saab destapa un Corvette con motor central

No sabemos si se trata de un descuido o de una filtración intencionada, pero el hecho es que a un ingeniero de Saab se le ha escapado en una entrevista que, junto con otros ingenieros, estuvo trabajando en un cambio secuencial de doble embrague para un Corvette con motor central. Según Autocar, el ingeniero hacía referencia al sustituto del actual Corvette C6, el cual estaba diseñado casi al completo cuando la crisis mundial congeló el proyecto en 2008.

Mientras Saab estuvo bajo el paraguas de General Motors, antes de ser vendida a Spyker en Enero del presente año, los suecos estaban a cargo del departamento de transmisiones. Ahora parece que todos estos proyectos podrían ser recuperados por GM de cara a la próxima generación del Corvette, el C8, la cual no se espera hasta dentro de 6 años. Dicho cambio estaría preparado para soportar hasta 800 Nm de par, un poco menos de lo que actualmente ofrece el ZR1, el Corvette más prestacional que podemos adquirir hoy en día.

Pero si el cambio de motor frontal a motor central no fuera suficientemente traumático, Chevrolet también está considerando usar mecánicas V6 con turbo en lugar de los míticos V8, los motores que han equipado los 'Vette desde 1955. De este modo, las emisiones y el consumo se verían mejorados sensiblemente, gracias también al uso intensivo de materiales ligeros como el aluminio y la fibra de carbono, y a un diseño más compacto y liviano.

Los rumores sobre un Chevrolet Corvette con motor central, de hecho, no son nada nuevos. Aunque en los últimos dos años se han intensificado significativamente, ya en los años setenta se había discutido sobre la idoneidad de esta configuración, especialmente tras los éxitos de Ferrari y Ford en competición.

Y es que Corvettes con motor central... haberlos, los ha habido. El Aerovette fue un concept presentado en 1977, que contaba con un motor V8 de 6.6 litros en posición central-transversal. Tal fue el interés levantado, que el 1980 se aprobó su pase a la producción en serie, aunque cambios en el equipo directivo de Chevrolet finalmente acabaron por condenar el proyecto.

El otro Corvette con motor central fue el CERV III (Chevrolet Engineering Research Vehicle), presentado en 1990. Es el que aparece en las fotos que acompañan esta entrada, así que no os asustéis, el C8 no se le parecerá en nada. Montaba un V8 de 5.7 litros bi-turbo que rendía 650 caballos y 888 Nm de par, y entre los avances con que contaba, figuraban la suspensión activa, el control de tracción, el ABS, la tracción integral y las ruedas traseras directrices. Toda una revolución para la época...

Sea lo que sea, el cambio promete ser traumático para muchos fans, y es que el Corvette es toda una institución en los Estados Unidos. Me imagino que, para todos ellos, ver un 'Vette con motor central les sonará tan utópico como a mi me pueda sonar un Porsche 911 con el motor situado en posición frontal. Como dice un amigo mío: las cosas cambian, y la vida continua. Tendremos que acostumbrarnos...

Vía: Autocar