Nuevos detalles sobre el próximo Porsche 911

Según Autocar, Porsche tendría pensado presentar la nueva generación del 911 (conocida internamente como 991) en el próximo salón de Frankfurt, a celebrarse de aquí un año. Como no podría ser de otra forma, el coche permanecerá fiel a sus ideales, con un motor seis cilindros bóxer colgando por detrás del tren trasero. Y es que cualquier cambio en la filosofía del modelo alemán hubiese sido considerado como una herejía. O peor.

No obstante, cambios parece que los habrá, aunque los más entusiastas podéis respirar tranquilos, que el 911 no dejará de ser lo que ha venido siendo desde 1963. Las modificaciones más importantes parece que llegan tras el acuerdo entre Porsche y Volkswagen para crear un deportivo más económico. Este Porsche de acceso a la gama habría forzado a ofrecer un 911 más refinado y enfocado a una clientela más exclusiva.

Normalmente, cada dos generaciones del nueve-once, Porsche ofrece un deportivo completamente remodelado. El actual 997 se podría considerar como una evolución del anterior 996, un coche que, por contra, rompió con los anteriores 911 al incorporar motores refrigerados por agua. Es por eso que el próximo 991 se espera que sea completamente nuevo, y que poco tenga que ver con la actual generación, la cual lleva en el mercado desde 2005.

El nuevo 911, que se espera para Octubre de 2011, seguirá contando con un motor de seis cilindros bóxer montado detrás del eje trasero. Los motores serán una evolución de los actuales, y contarán con inyección directa, introducida tras el restyling de la actual generación. Tendrán 365 caballos para el motor 3.6 de la versión Carrera, y 415 para el 3.8 de la versión Carrera S. Ambos motores estarán asociados a un cambio manual de 6 relaciones, aunque como opción podrá montarse un cambio PDK de doble embrague y 7 relaciones. El objetivo es claro: aumentar sensiblemente la potencia y al mismo tiempo reducir las emisiones de CO2.

Con este objetivo en mente, el 991 se ofrecerá con opciones como la tecnología start-stop o un sistema de recuperación de energía en la frenada, que deberían ayudar a conseguir una reducción del 12% en el consumo por ciudad. No obstante, de momento parece que no habrá versión híbrida del 911, a pesar de que tanto el nuevo Cayenne como el Panamera si que cuentan con un propulsor de este tipo. Según Porsche, el 911 responde a un tipo de cliente diferente al que pueda tener el Panamera o el Cayenne. No obstante, esta decisión no implica que Porsche no siga con el desarrollo de propuestas híbridas o totalmente eléctricas para el deportivo alemán.

Por lo que respecta a la carrocería, ésta será ligeramente más ancha y más larga, con un poco más de batalla. Esto no es nada nuevo, puesto que cada nueva generación del 911 ha significado un aumento de tamaño respecto de su predecesora. El cambio más importante es que, por una vez, el peso no va a más sino que se verá reducido en 45 kilos para la versión más básica. Combinando el uso del acero con el del aluminio y el plástico, el peso total rondará los 1.370 kilos. Estéticamente, el cambio más notorio estará posiblemente en los pasos de ruedas, ampliados para dar cabida a llantas en tamaños que llegarán hasta las 20" de diámetro.

La suspensión delantera ha sido rediseñada para que pueda ser compartida con la nueva generación del Porsche Boxster, que debería aparecer en 2012. La trasera, con un sistema multi-link también rediseñada por completo, será nueva en el 991.

El interior, aunque seguirá manteniendo detalles estrechamente ligados a la tradición del modelo, como puedan ser los cinco relojes con el cuenta-revoluciones situado en posición central, será sensiblemente revisado, muy en la línea de lo hoy podemos encontrar en el Panamera o el nuevo Cayenne. Será, eso sí, un interior más refinado, acabado con materiales de mejor calidad. Y es que la intención de Porsche es la de situar el 911 un escalón por encima de donde se encuentra hoy en día, para dar cabida de esta forma, al nuevo deportivo que el fabricante alemán desarrollará en colaboración con Volkswagen.

El 911 Carrera y Carrera S no se espera hasta Octubre de 2011, mientras que para la versión con tracción a las cuatro ruedas tendremos que esperar unos meses más, hasta entrado el 2012. Por lo que hace referencia a las variantes Turbo, el GT3 y el GT2, éstas irán apareciendo antes de 2013. Hasta entonces, me imagino que seguiremos descubriendo nuevos detalles e informaciones del nuevo 911, un coche que está llamado a volver a ser la referencia en un segmento cada vez más surtido de opciones, especialmente tras la llegada del Mercedes-Benz SLS AMG o el Audi R8. Estaremos atentos...

Vía: Autocar