La unión entre Saab y Spyker empieza con números rojos

Spyker, la empresa holandesa que el pasado 23 de febrero se hizo con los derechos de Saab, acaba de hacer públicos los resultados económicos correspondientes a los primeros seis meses de 2010, registrando unas pérdidas netas de 139 millones de euros. Si tenemos en cuenta que en el semestre anterior, la marca había registrado tan sólo 8.7 millones de euros brutos en pérdidas, podríamos decir que la cosa no es que haya empezado precisamente con buen pie...

Claro que antes de sacar cualquier conclusión precipitada, deberíamos hacer una serie de consideraciones previas. Spyker ha afirmado que estos resultados financieros incluyen también la adquisición de Saab, lo que ha aumentado el volumen de negocio, pasando de una facturación de poco más de 4 millones de euros en la segunda mitad de 2009, a unos 243 en el primer semestre de 2010 - lo que equivale a casi 60 veces más. En consecuencia, las pérdidas correspondientes al primer semestre del año reflejan de forma clara el efecto de la financiación de la compra, y son consecuencia directa del proceso de reorganización por el que está pasando Saab.

Según el consejero delegado de Spyker, Victor Muller, el objetivo no es otro que hacer del fabricante sueco una marca financieramente fuerte e independiente a medio plazo. Esto implica aumentar las ventas de coches de forma considerable para poder hacerla rentable, habiéndose marcado un objetivo de 120.000 unidades fabricadas en 2012. Para que os hagáis una idea del nivel de ventas que Saab tiene en la actualidad, en los primeros seis meses del presente ejercicio, los suecos vendieron poco más de 10.500 coches en todo el mundo - un 57% menos que el mismo semestre del año anterior. Unas cifras que, según Muller, no son realmente representativas dado que Spyker adquirió Saab a principios de año.

El CEO del fabricante holandés confía en que la fuerte lealtad y entusiasimo que los clientes de Saab muestran hacia sus coches sea lo que a medio plazo, debería poder hacer posible alcanzar las cifras marcadas. En este sentido, una posible entrada en el mundial de rallyes seguramente significaría el empujón definitivo para devolver al fabricante sueco al lugar donde se merece.

De momento, Saab espera poder cerrar el ejercicio 2010 habiendo vendido 45.000 unidades. Ambición no les falta, de eso no hay duda...

Vía: Yahoo Coches | Foto: Anders Ljunggren @ Flickr