Precios de escándalo en España para el Abarth 695 Tributo Ferrari

Hoy en día, vayamos donde vayamos, podemos encontrar cientos de productos con el cavallino rampante de Ferrari. Ya sean polos, mochilas para ir al cole, o hasta ordenadores portátiles, la casa de Maranello debe frotarse las manos con esto del licensing: vender cualquier cosa con el escudo de la Scuderia, y poder cobrar el doble por ello. Un negocio redondo.

En Abarth parece que alguien ha tomado tal filosofía al pie de la letra, y es que el precio al que se va a vender el Abarth 695 Tributo Ferrari en nuestro país es de 46.339€. Si, lo habéis leído bien. Exactamente el doble de lo que cuesta la versión "tope de gama" Essesse con 160 caballos (21.400€). Si os preguntáis a que viene tal incremento en el precio, la verdad es que por más que lo piense, no logro encontrar respuesta a eso. ¿Querer hacer del Tributo Ferrari un coche de colección? Quizás. ¿Querer mantener la exclusividad de un producto "Ferrari" a cualquier precio - literalmente? Posiblemente.

La verdad es que por ese precio, el juguete que obtenemos no está nada mal del todo: el Tributo Ferrari cuenta con el mismo motor 1.4 16v turbo del Abath "normal", pero con la potencia llevada hasta los 180 caballos (los mismos que la versión de carreras Asetto Corse). El cambio es un sequencial MTA con levas en el volante, y cuenta con un equipamiento exclusivo con abundante fibra de carbono (en el salpicadero), alarma con GPS o un sistema de telemetría. Asientos acabados en cuero-alcántara, llantas de diseño exclusivo, faros de xénon o un escape "Record Monza" acaban por completar un equipamiento que, en mi opinión, sigue sin justificar lo estratosférico del precio.

La cosa empeora si elegimos colores como el Azul Abu Dhabi o Gris Titanio, dos opciones que aumentarán el precio todavía un poco más, llevándolo hasta los 48.794 euros. ¿Que podemos comprar por esa cifra? Pues deportivos como un Nissan 370Z (43.900€) con un V6 de 331 caballos, un BMW 135i Coupe con 306 caballos (46.376€), o un Subaru Impreza WRX STi por 39.950€... que en comparación, parece una auténtica ganga. Dando un vistazo a un rival directo como pueda ser el Mini Cooper S John Cooper Works, éste nos sale por unos 31.500€ - aún así, 15.000€ menos que el Abarth.

No obstante, adquirir un Abarth 695 Tributo Ferrari también incluye complementos tan esenciales como una funda de protección a medida, o un juego de dos maletas de cuero. El propio transporte se cifra en 9.000€: ir a buscarlo directamente a la fábrica seguramente nos saldría por bastante menos...

Justificación ninguna a unos precios que, en mi opinión, son de escándalo. La única explicación que encuentro es que el objetivo de Abarth (y el de Ferrari) sea el de querer "blindar" esta versión sólo para los clientes de la firma de Maranello, de ahí el precio prohibitivo. De esta forma, dichos clientes tendrían una alternativa compacta, deportiva y sobretodo exclusiva para moverse por ciudad. Lo mismo que Aston Martin ha hecho con el Cygnet - aunque el precio de este último, aunque también caro, ni por asomo se acerca al del Abarth 695. Me pregunto si algún cliente de Ferrari acabará por picar el anzuelo. Si fuera yo uno de ellos, antes me compraba dos Abarth 500 Essesse... y aún así todavía me sobraría algo de cambio.

Vía: Carscoop