De Tomaso prepara su regreso con un nuevo logo

Parece que todo está listo para el regreso de De Tomaso. La emblemática marca italiana, fundada en 1959 por el argentino Alejandro De Tomaso, y que a punto estuvo de ser liquidada en 2008, tiene previsto renacer de sus cenizas en la próxima edición del salón de Ginebra. El hombre detrás del proyecto, Gian Mario Rossignolo, adquirió los derechos de la marca por unos 16 millones de euros, y ha presentado un plan absolutamente ambicioso: piensan fabricar 8000 unidades al año, de los cuales, 3000 serán un todo-terreno, 3000 més serán una berlina, y 2000 corresponderían a un deportivo.

Claro que de momento, todo eso sigue en fase de "proyecto". Lo que si que han presentado ha sido el nuevo logo de la marca. Obra de Peter Arnell, el nuevo Director de Innovación de la resucitada De Tomaso, es sensiblemente más moderno que la antigua T abstracta, dando, de paso, más relevancia a la D. La cuestión es, ¿hacía falta cambiar el logo? Si uno compra una marca con la tradición del fabricante italiano, mal empezamos si lo primero que hacemos es cambiar un emblema que han lucido auténticas joyas como el Mangusta, el Pantera o el Vallelunga.

La verdad es que tengo mucha curiosidad por ver que nos tiene preparado Rossignolo de cara al salón de Ginebra, en 2011. Lo único que sabemos, de momento, es que el plan pasa por un todo-terreno llamado Tosca, del que ya nos habló Fernando Álvarez hace unos meses. Realmente no es que sea muy motivador: en la historia del fabricante italiano sólo han habido deportivos, a excepción de la berlina Longchamps. Es por eso que un SUV no me encaja por más que le de vueltas. Más aún cuando la intención del industrial italiano es la de rivalizar directamente con el Porsche Cayenne o el BMW X5. ¿En serio? ¿Un todo-terreno de un fabricante "recién creado", compitiendo de tú a tú con los consolidados todo-terrenos alemanes? Lo siento, pero difícilmente le veo yo viabilidad comercial al proyecto.

Con un poco de suerte tendremos algo que se parezca al De Tomaso Pantera Concept, presentado hace más de un año, y que fue un estudio de diseño en toda regla - de hecho, ni siquiera hay un prototipo terminado. No obstante, en la opinión de un servidor, esa sí que sería una buena baza para revitalizar una marca: un tributo así al mítico Pantera crearía expectación, y de buen seguro convertiría el stand del fabricante italiano en el salón de Ginebra en todo un foco de atención.

De momento tendremos que conformarnos con el logo. Lo único positivo que hay en todo esto es que ahora tenemos la certeza que algo se está moviendo en De Tomaso, y que su retorno está más cerca que nunca. Solo espero que los nuevos responsables sepan dar los pasos adecuados en la dirección adecuada. De otra forma, mucho me temo que este intento de Gian Mario Rossignolo pasará a engordar la larga lista de "intentos para resucitar un fabricante olvidado" que tan a menudo vemos actualmente. La verdad, todo sea dicho, es que tengo mucha curiosidad por ver que nos tienen reservado...

Vía: Autoblog