La venta de Volvo a Geely, a punto de cerrarse

Desde que el sector del automóvil norteamericano tocó fondo con la crisis, las estrategias tanto de Ford como de GM han pasado por centrarse en sus marcas principales (especialmente las que operan en el mercado americano), deshaciéndose del resto de ellas. La venta de Aston Martin a un consorcio liderado por Prodrive, y la de Jaguar al grupo indio Tata son un buen ejemplo, al que hay que sumar la reciente liquidación de la marca Mercury tras muchos años de pérdidas. El resultado de todo ésto no podría haber sido mejor: Ford registró unos beneficios en el segundo trimestre de 2010 de 53 millones de dólares.

En esta línea, Ford lleva ya tiempo negociando la venta de la marca sueca Volvo al grupo industrial chino Geely (también conocido como Zhejiang Geely Holding Group). En los últimos meses, no obstante, la negociación a tres bandas entre las autoridades chinas, europeas y norteamericanas ha supuesto más problemas que cualquier otra cosa, retrasando el acuerdo en repetidas ocasiones. Según The Detroit Free Press, dichas negociaciones podrían haber entrado en la recta final, después del visto bueno por parte de las autoridades chinas, cerrándose esta semana en una operación que rondaría los 1.800 millones de dólares, convirtiéndose en la más grande hecha nunca en la historia por un grupo chino.

Como ya se ha visto tras la venta de Jaguar al grupo indio Tata, la venta de Ford a un grupo chino no debe interpretarse como algo negativo, más bien al contrario. Una vez cerrado el acuerdo y saldadas las cuentas, seguirá habiendo colaboración entre Ford y Geely, aunque limitada. Y es que estar respaldado por un gigante industrial consolidado es lo mejor que le podía pasar a Volvo.

Vía: Autoblog