Seat gana premios por su aviso «Oh, Brother!»

No todas son pálidas para Seat, la marca española que este año festeja su 60º aniversario. Es que su aviso "Oh, Brother" creada para el modelo Altea XL recibió diferentes galadornes.

Conocido es el monstruo de peluche que crece sin parar gracias al cariño de una familia, ya que es el protagonista principal de la campaña para el Seat Altea XL. Este comercial obtuvo el premio internacional Sol de plata de los Premios Fiap en el Festival Iberoamericano de la Publicidad y meses atrás, en febrero, fue nominado comercial del mes por Sogecable Media.

También ganó en los Premios c de c (Club de creativos), en la categoría de ‘Televisión. Spots de producto’ durante el Anuario de la Creatividad Española; además del premio ATR Asturias (Asociación de Telespectadores y Radioyentes de Asturias) y el premio Tocado a la Mejor Idea Creativa, concedido el la XIII Edición del Festival Jóvenes Tocados por la Publicidad, organizado por la Universidad de Nebrija.

Este corto tuvo la particularidad de que primero fue lanzado en internet en octubre de 2009 y debido a su gran éxito llegó a la televisión con una duración menor.

En mi opinión, este es el tipo de aviso que me parece mejor para comercializar un auto. En este caso se puede apreciar cómo de una manera simple y efectiva se resalta la principal característica del Altea XL, su espacio interior. Todo lo contrario a lo que en Estados Unidos hicieron para vender el Mustang. Creo que este tipo de publicidad llega a un universo mucho mayor que cuando sólo se enumeran las ventajas técnicas del modelo. No todos son expertos y muchos saben poco y nada de autos. Estos avisos emotivos llegan a todos por igual.