Guerra de coches: Corvette ZR-1 vs Koenigsegg CCR

Lo más graneado de EEUU vs lo mejor de Suecia. Si bien son un poco distintos desde su concepción, esta vez vamos a hacer énfasis en la aceleración y velocidad de estos dos modelos, que para eso fueron hechos. Para que se den una idea, a pesar de que ambos tienen motor V8, de 4.7 litros, doble turbo en el caso del Koenigsegg CCR y 6.2 litros con supercargador para el Vette, el Corvette ZR-1 puede mantener a raya al CCR en los primeros metros, incluso puede ser más rápido que el deportivo sueco, pero a medida que el velocímetro va subiendo, el CCR tendría que escaparse irremediablemente.

No por nada, el Koenigsegg CCR marcó la velocidad máxima más alta de un coche de producción por allá del año 2004, venciendo al propio McLaren F1, con 395 km/h.

Corvette ZR1

Mientras uno tiene un motor modular de 4,7 litros, el LS9 hace uso de todo el despliegue de potencia del que son capaces los norteamericanos con un desplazamiento mucho mayor y mayor peso. Sin embargo, el Corvette no sólo podría darle un susto al CCR en línea recta, sino que se las arregla muy bien en caminos (o circuitos trabados). En Nurburgring, el ZR1 fue capaz de superar al CCR por 8 segundos menos para la vuelta, lo cual lo coloca en una posición en que dejó atrás el título de muscle car para ricos, con todas las desventajas propias de los muscle cars.

En un mundo hipotéticamente ideal, en donde el dinero no es problema, le prestaría más atención al Koenigsegg CCR. Un coche exótico en todo el sentido de la palabra, vencedor de un récord que pocos han alcanzado, que nace de una de las pocas marcas artesanales que todavía quedan en el mercado y más refinado en cuestiones técnicas.