Recordando al Mercedes-Benz C111, el padre del C112

Durante el salón de Ginebra de 1970, Mercedes-Benz presentó el C111-II, un deportivo que hacía uso de un novedoso motor Wankel en un deportivo, para la época. El proyecto del C111-II estaba destinado a convertirse en el próximo super deportivo que iba a darle guerra a Ferrari y Lamborghini.

Sin embargo, y a pesar de las intenciones de los alemanes, el C111 fue sido plataforma de pruebas para diversas combinaciones de motores diésel y turbocomprimidos (además del Wankel). La primera versión con motor Wankel contaba con tres rotores y 260 km/h de velocidad máxima; la última versión, la II, tenía cuatro rotores y 370 caballos. Se creía que superaba los 300 km/h, pero no hay indicios de que Mercedes hubiera hecho nunca una prueba de velocidad máxima. Esta última variante se dejó de lado, porque era demasiada la gasolina que consumía.

Pero faltaba todavía la tercera variante (y después la cuarta) que contaba con un motor turbodiésel de 230 caballos y que superó los 320 km/h en Nardo, ayudado además por un Cx muy bajo. El broche de oro lo dió la versión IV, que calzó un motor V8 de 4.8 litros de cilindrada y dos turbos KKK. Éste último tuvo tiempo de girar en Nardo a unos 400 km/h, antes de que Mercedes archivara el modelo.

Pero el C111 no quedó definitivamente olvidado: años después Mercedes se asoció con Sauber para crear el C111 versión de competición de Grupo C. El éxito del Sauber negro es recordado por todos los que hemos seguido más o menos de cerca la competición de los últimos años.

En 1991 Mercedes tuvo la intención de comercializar el C112, continuador del exitoso C111. Casi inexplicablemente, Mercedes decidió no construír el C112, equipado ya con un motor V12, después de recibir unos 700 pedidos.

Vía: Wikipedia, Conceptcarz